Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

La importancia de tener nombre

José Luis Sosa
Redacción
sábado, 2 de febrero de 2008, 22:07 h (CET)
El sábado, saltó a la palestra el nombre de un semidesconocido en el mundo de la información por unas frases que él escribió en su blog. No olvidemos este dato, SU blog. Porque, ¿Cuántas personas eran conscientes de que Jesús Alvarado existía y cuantas la función que desempeña? Seguro que no tantas como las que se le han tirado al cuello, defendiendo a otra persona más conocida como es el Cuco Ziganda. Claro está que siempre es más fácil subirse al carro ganador, al más seguro. Eso no es delito, quizás un poco de cobardía.

Quede claro que no pretendo culpar a Ziganda. Si ha dicho lo que se ha recogido y que muchos aseguran haber escuchado, debería ir tomando boleto con rumbo muy lejano de España: primero por decirlo, y luego por intentar escurrir el bulto, culpando a otro. Si no ha sido así, el preparador deberá escuchar el perdón de todos los que han puesto en duda su palabra.

Desde que el partido tocó a su fin y se inició la batalla campal, se han sucedido improperios por bando navarro, además de un aviso por parte del técnico rojillo de querellarse con el periodista sevillano y sevillista. Sin embargo, dicha querella no ha llegado a manos del periodista, y ni mucho menos un sencillo correo o una pequeña nota pidiendo que se rectifique. ¿Por qué? Pocos tienen la respuesta.

En esta enésima guerra entre andaluces y pamploneses, la falta de un audio o un video que certifique si lo recogido en el blog de Alvarado y publicado, no olvidemos esto, en un diario serio como el Diario de Sevilla, es cierto o no. Parece raro, pero no hay, todavía, algún documento audiovisual que apoye a uno de los dos bandos.

Pero, ¿a qué se debe este acoso y derribo contra la persona de Jesús Alvarado? Son muchos los compañeros de profesión que han decidido colocarse en el bando opuesto al sevillano, sobrepasando la fina línea que separa lo profesional de lo personal. Uno tras otro han dedicado toda clase de lindezas a una persona que, volvamos a recordar, escribió en SU blog, por tanto no representa, como muchos han intentado hacer ver, a nadie, ni lo dijo en una radio, que lo dijo en SU blog, en vez de usar un medio de comunicación de mayor repercusión. Y esto no es por falta de medios, que los tiene.

Por un momento, hagamos un ejercicio de imaginación. Imaginemos a uno de los “importantes” de la radio en esta situación, llámese García, De La Morena, Manolete, Roberto Gómez o el periodista que prefieras y sea relativamente conocido. ¿Sucedería lo mismo? ¿Recibirían el mismo trato? Desde mi modesta opinión, y con perdón para quien le duela, se les reiría la “gracia” y a las horas nadie recordaría nada. Sin ir más lejos, ¿Cuántas meteduras de pata han cometido los comentados y simplemente ha sido otra más? Me faltan dedos si los cuento con todos los vecinos de mi bloque, y no son pocos.

Por suerte o por desgracia, vivimos en un país en el que la presunción de inocencia permite que hasta un asesino, sea tratado de supuesto hasta que no se demuestre lo contrario. Tratemos entonces a Jesús Alvarado hasta que no se demuestre que metió la pata. Sólo hasta ese día. Entonces, todos los que gastan la tinta de sus plumas podrán salir a la calle, buscarlo y hacer lo que prefieran con él; pero si se demuestra que lo contrario, que fue Ziganda el que metió la pata, mejor que guarden sus afiladas plumas y se marchen con el rabo entre las piernas, o que por lo menos tengan también la misma rapidez en criticar como en pedir perdón.

____________________

José Luis Sosa es corresponsal deportivo de SIGLO XXI en Sevilla.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris