Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Benevolencia hacia los animales en Aragón

José Vicente Cobo
Vida Universal
sábado, 2 de febrero de 2008, 11:03 h (CET)
Estimado Director, recientemente algunos grupos animalistas han denunciado la alarmante situación de maltrato animal que se da en Aragón. Los datos estadísticos hablan por si mismos, cada dos días se presenta una denuncia. Si tenemos en cuenta que no se denuncia todo lo que ocurre, realmente la situación es preocupante y dice mucho en contra de la conducta cívica y respetuosa de los aragoneses, alguien debería tomar cartas en el asunto.

Las leyes de protección animal ha quedado claro que son insuficientes, los derechos de los animales se limitan a los domésticos, y el Gobierno central no se implica hasta donde debiera. Al margen de esto, la imagen de Aragón, como la de Galicia a consecuencia de la caza del zorro y los experimentos en animales, la de Cataluña con los experimentos con monos y la de Madrid a consecuencia de los 600.000 futuros animales muertos en cotos de caza, va a quedar dañada por mucho tiempo y con motivo.

Para muchos hombres el animal sólo es un objeto sin sentimientos ni sensaciones que puede ser torturado, descuartizado y consumido. Por ello muchos animales son criados de forma cruel, o como animales de producción, como por ejemplo gallinas, que deben poner sus huevos, o como animales de matanza, para que el hombre caníbal pueda prepararse una comida a base de cadáveres.

El que conoce el sufrimiento de los animales y calla, o el que apoya experimentos en animales o los ejecuta, también el que los caza o el que los usa para deportes crueles, cargará su alma correspondientemente. Mientras se siga matando animales, se les extraigan partes del cuerpo, se les amputen las extremidades y se les use para fines de experimentación, el hombre seguirá yendo a la "mesa del carnicero", a la mesa de operaciones, pues el asesinato de los animales es la muerte de los hombres. La ley universal de causa y efecto no hace distinción cuando se trata de sufrimiento y dolor, el de los animales es igual que el de cualquier hombre.

Dios es unidad y vida. Por ello, todos los animales, plantas, minerales y piedras deben ser incluidos en la vida positiva de los hombres que se desarrollan espiritualmente. El que cambia su actitud teniendo ahora comprensión, benevolencia y tolerancia, encontrará el camino a un pensar y vivir comunitarios y alcanzará el acceso a su prójimo animal. El que respeta la vida ya no criará tampoco animales para la matanza, pues sabe que ellos perciben el por qué se les cría en granjas y establos.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris