Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Gordon Hinckley

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 2 de febrero de 2008, 01:00 h (CET)
A los 97 años de edad murió el Profeta de los mormones. Ningún líder contemporáneo de un credo o nación ha tenido tal longevidad. Hinckley fue mentor de Romney, uno de los dos aspirantes a liderar al oficialismo norteamericano. Bush, quien le condecoró con la mayor medalla civil de EEUU al año que Hinckley respaldó su invasión a Iraq, le homenajeó diciendo que le extrañará por su sabiduría y amistad.

Hinckley dedicó o construyó ¾ de los 125 templos mormones del mundo. Con
él los mormones son hoy más fuera de EEUU que en ese país. También son
la cuarta organización religiosa más grande de dicha potencia y una de
las que más apoya e influye al gobernante Partido Republicano. El
tendió puentes hacia los evangélicos y hoy la suya es la iglesia
oriunda de EEUU que más crece en el mundo (Time estimó que para fines de
siglo podrían haber 280 millones de mormones). Al jurar que los primeros
americanos y polinesios fueron tribus perdidas de Israel ellos han
calado en sectores de esas poblaciones quienes así se acercan a las alas
más conservadores de Washington.
Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris