Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

¡Cuidado con el jarrón!

Antonio Álvarez Rodrigo
Antonio Álvarez
sábado, 2 de febrero de 2008, 17:53 h (CET)
Ramón Calderón le ha prometido a Raúl un contrato de por vida con el club blanco. Es decir, después de que se retire de la práctica profesional, el “7” tendrá un puesto en el organigrama del Real Madrid para siempre. Lo que busca el Presidente es mantener a los símbolos del club para que traspasen unos valores de un club que se ha hecho, más que ninguno, a sí mismo. Ahora que estamos en tiempos de diferenciaciones nacionalistas, los clubes, a su manera, buscan su idioma, su bandera y su escudo.

Se puede decir que Raúl es al Madrid, lo que Del Piero a la Juve, un apéndice y una insignia. Lo que era Albelda para el Valencia, hasta que se lo han cargado, y con él, el DNI de una generación triunfal para un club de segunda fila mundial. El caso del valencianista es un ejemplo de cómo no cargase a un ídolo, a ese joven jugador que ha subido escalón a escalón hasta llegar a levantar dos Ligas y una Copa de la UEFA, que siempre aportará cordura, seriedad y compromiso en el vestuario.

Sin embargo, Ramón Calderón ha dado un paso más. No le vale con que Raúl acabe su carrera en el Real Madrid. Lo que quiere es que pertenezca ligado para la eternidad, hasta el día del juicio final. Como hizo en su día el Athletic de Bilbao con Julen Guerrero, extraño caso de futbolista abrumado por la fama. Guerrero fue un referente para todos lo niños que iban a entrenar a Lezama. A pesar de que su carrera se paró en seco, los aficionados continuaron amando a ese exquisito futbolista. Pero ahora Guerrero es una hipoteca para el Athletic, el club no sabe dónde ubicarlo y quiere prescindir del que otrora fuera símbolo vizcaíno.

Lo mismo le puede ocurrir a Raúl, ahora muy útil y querido, pero, quizá, en el futuro se convierta como un jarrón chino: muy grande, muy bonito, pero que nadie sabe dónde ponerlo, porque en todos los sitios estorba.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris