Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

España en la picota

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 1 de febrero de 2008, 00:44 h (CET)
Que España está enferma ya nadie lo pone en duda, y que el diagnóstico que nos ha facilitado este sabio doctor llamado “experiencia”(los años enseñan muchas cosas que los días desconocen) es que la dolencia que padece tiene difícil cura y que el doble cáncer que se le ha detectado tiene todas las posibilidades de entrar en metástasis. Parece ser que ya no constituye ningún secreto para este adormecido pueblo español que aún confía en que, las células sanas que todavía persisten en alguna parte del paciente, sean capaces de vencer a las células depredadoras de este doble tumor. De esperanza también se vive, pero el Señor dijo:”Ayúdate, que yo te ayudaré” y no tengo por qué dudar de la palabra de nuestro Creador, por lo que soy de aquellos que cree que con sinapismos y paños calientes no se consigue erradicar del organismo a un mal que precisa de artillería de mayor calibre, como la quimioterapia o la intervención quirúrgica. Es evidente que con un Gobierno que, entre sus filas, no tiene más que ayudantes sanitarios y que su máxima figura no llega ni al grado de practicante; es poco verosímil que se consiga atajar un mal que requiere de todos los conocimientos de una primera figura en la materia que sea capaz de atajar, con autoridad y de raíz, los dos tumores que roen las entrañas del país y amenazan con acabar con nuestra democracia y con la propia esencia de nuestra patria.

Cuando uno lee en la prensa que un tribunal dicta una sentencia contra un miembro del Ejecutivo vasco por no cumplir con una orden de los tribunales; se siente reconfortado pensando que ya era hora de que les sentaran las costuras a esta serie de sujetos que se han empeñado en constituirse en los “liberadores” de la Patria Vasca de la “opresión” de los españoles. Convendría que, a tales individuos, se les enseñara que no basta con haber nacido en Bilbao o Langreo para declarase propietarios de un pedazo de España que, por otra parte, lleva siglos siéndolo. Si el PNV y el señor Sabino Arana no hubieran inventado de la nada una historia de nacionalismo vasco, probablemente el mundo y España se hubieran ahorrado muchas muertes y en estos momentos no estaríamos sufriendo el azote terrorista y las actividades de estos descerebrados cachorros de separatistas, a los que conocemos como la Kale Borroca. Lo cierto es que, como hemos comentado en otras ocasiones, la Justicia no está en sus mejores momentos y son escasos los jueces o magistrados que anteponen el cumplimiento de su deber a las presiones políticas o a sus particulares visiones de la realidad social. No es de extrañar que así suceda cuando desde el ministro de Justicia hasta el Fiscal General del Estado se nos quiere vender que las leyes no están para ser cumplidas, sino que, en ocasiones, se deben atemperar a “la realidad social del momento”. Por eso cuando un tribunal dicta una sentencia o un auto, con valentía y obviando las presiones que le puedan llegar desde instancias superiores o desde otros ámbitos de la política, lo que se debe hacer es apoyarlo y demostrarle que goza del soporte de toda la ciudadanía que no se deja llevar por la demagogia de unos cuantos que pretenden convertir a esta nación en un nuevo paraíso de los Soviet.

Para nuestro asombro y en contra lo que se pudiera prever, en el País Vasco, entre aquellos que han decidido anteponer sus visiones personales a los principios legales; los que ha decidido traicionar a España pretendiendo robarle una parte de su territorio y aquellos a los que no les importa que una banda de asesinos quieran imponer su macabra ley para conseguir sus fines independentistas; prima un tal sentimiento xenófobo hacia los españoles, que no les ha importado salir a la calle, pero no unos pocos, sino más de 50.000, para protestar contra el tribunal que ha condenado al señor Atutxa por desobediencia. Porque, por si no sabían, este señor se negó a cumplir una sentencia del TS por la que se le ordenaba que disolviera el grupo terrorista de Batasuna, que estaba representado en las instituciones vascas. Pero lo más grave de todo es que, a esta manifestación, concurrieron, sin el menor atisbo de vergüenza, personalidades como Ibarretche, Ardanza, C. Garaitcoxea, los lideres del PNV, I. Orkullo, de EA, Unai Ziarrtea y de EB, Javier Madrazo acompañados de la presidenta del Parlamento vasco, señora Izaskun Bilbao. Uno se pregunta, ¿qué respeto a las leyes muestran estos señores que cuestionan el funcionamiento de la Justicia; que acusan de injerencia en la funciones del Parlamento y el Gobierno vasco el hecho de que, por una sentencia, se obligue a un político a que cumpla con los dictados de la Ley? ¿Acaso, todas estas personalidades vascas, pretenden que, en una autonomía española, se les excluya de cumplir el ordenamiento jurídico, que rige en el resto de España? Supongo que, de las negociaciones con el Gobierno del señor Zapatero con ETA y el PNV, dedujeron que la “Nación” vasca ya goza de independencia y se puede permitir retar a toda España.

Lo que ocurre es que, por monstruoso que nos pueda parecer, lo que se ha desatado, a partir de la famosa negociación a tres bandas ( Gobierno, ETA y PNV) han sido muchos de los principios que, antes, parecían inamovibles; muchas cuestiones que eran consideradas inabordables y muchas concesiones inimaginables que, sin embargo, fueron objeto de contratación y chalaneo. De ahí que, ahora, cuando la tregua voló por los aires; cuando el Ejecutivo presume de perseguir sin tregua al terrorismo y se rasgan las vestiduras cuando alguien les recuerda que todavía no han roto sus enlaces con ETA; se sigan dando hechos como el indicado; la kale borroca sigue actuando en una semi impunidad y en el programa electoral socialista no se ha declarado, expresamente, que se va a dejar, definitivamente, de negociar con los terroristas. Sigue el engaño a los ciudadanos, existen pactos que se nos ocultan que han quedado pendientes para cuando los del PSOE, si ganan las elecciones, tengan cuatro años por delante para hacer digerir a los españoles el que hayan cedido ante ETA y les hayan dado carta blanca para decidir sobre el destino de los países vascos, incluida Navarra. Y, a todo esto, agazapados en sus madrigueras, esperando la ocasión propicia para saltar, los catalanes y los gallegos. Lo dicho, no hay duda, España camina derecha hacia su destrucción y los españoles, drogados y adormecidos, consintiéndolo. A algunos, que juraron “por su conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo con lealtad al Rey, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado” se les debiera recordar su juramente y los deberes que el mismo impone a los que lo hicieron. No se trata de una mera fórmula retórica, es algo más, un compromiso formal que obliga a los que juraron a cumplirlo en defensa de España y de los españoles. A buen entendedor, pocas palabras.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris