Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La economía al diván

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
jueves, 31 de enero de 2008, 08:27 h (CET)
Que sube… que baja… qué nervios… ¿vendo… compro? Qué lío tienen montado… Hablo de la economía, de los altibajos bursátiles, de la crisis, del pánico de los inversores. En los periódicos podemos leer noticias que hablan del temor que reina en las principales plazas ante la aparente recesión. Los mercados se dejan llevar por el pesimismo. En los últimos tiempos sufrimos un bombardeo informativo sobre la economía, en muchos desayunos las conversaciones giran en torno a la incertidumbre de muchas empresas y al parón sufrido en el sector de la construcción. La palabra crisis circula más que nunca. Se habla de empresas que están cerrando, de la subida de precios, del aumento de los intereses de las hipotecas, de la pérdida de poder adquisitivo… ¿Cómo puede uno vivir tranquilo ante esta perspectiva? Tal vez, como decían el otro día en la radio, habría que llevar la economía al diván.

Si hablamos de la bolsa, hay que reconocer que hay muchas personas nerviosas, más que nerviosas muy asustadas por sus inversiones. Es lógico decir que toda tu vida no puede depender de los altibajos bursátiles. Una cosa es el funcionamiento propio de los parqués y otra que tu vida esté regida por ese ritmo. La bolsa hay que tomársela como un juego por eso no se pueden poner todos tus ahorros a una misma ficha. Un poco de calma, reorganización y trabajo, que tal vez pensamos que la vida sin trabajar es mejor y luego pasan estas cosas. Un poquito de trabajo cada día al final genera muchos resultados y si, además, la bolsa te regala un dinerillo extra, mejor que mejor.

Un experto en economía reconocía que no hay fórmulas mágicas y que cada cual ha de descubrir su propia receta para seguir adelante. El experto resaltaba varios puntos clave para meditar en estos momentos de entorno complicado. Aparte del dinero, resaltó la importancia de innovar y renovar "todo". Estábamos acostumbrados a que las cosas fueran bien y a no cambiar nada y “nos ha pillado el toro”. El experto dice que hay que renovarse siempre, el que tiende a acomodarse corre el peligro de que venga otro más listo y ofrezca mejores servicios y productos. La economía se parece a lo que es la vida misma de una persona, la comodidad es un peligro, hay que evitarla, hay que buscar nuevos compromisos, nuevos mercados, nuevos clientes, aunque ello implique trabajo, responsabilidades e inversiones. Tomemos el ejemplo de las grandes marcas que nunca dejan de hacer publicidad, renuevan su imagen, sacan nuevos productos, mantienen lo que tiene éxito, pero están en continua transformación. En palabras del poeta y psicoanalista Miguel Óscar Menassa “el que repite lo hecho, no lo conseguirá”.

Pero claro, los constructores, como muchos otros empresarios, creían que tenían la gallina de los huevos de oro, que nunca se iba a acabar el chollo y no han cuidado su trabajo. Han construido donde no debían, han descuidado la calidad de sus productos, han subido precios, han utilizado el dinero en bienes de consumo y no han invertido en su negocio. Han querido tomar el camino más corto y así están las cosas. El camino como el dinero fácil, nunca resultan la mejor decisión, porque lo fácil como viene se va. Mi consejo es hacer las cosas como si se tratara de una carrera de fondo, donde hay que medir las fuerzas, valorar las del contrario, tener estrategias, ser inteligentes, combinar ambición y capacidad de trabajo, desarrollar la profesionalidad y no dejarse llevar por el brillo de las monedas, que al final te acaban cegando. Como muchos no hicieron eso, ahora les toca parar y ordenarse para que la economía, su economía, siga funcionando.

El asesoramiento profesional que ofrecemos los psicoanalistas, tanto a particulares como a empresas, sale muy rentable, en lugar de comerse las uñas y desesperarse, se debe aprender a tomar decisiones que no cuesten la vida misma. Ante estos casos, mi consejo es consultar, cuando hablamos de crisis tendríamos que entenderla siempre como crisis de crecimiento.

____________________

Helena Trujillo Luque es psicoanalista del Departamento de Clínica de la Escuela Grupo Cero. Profesora del Departamento de Formación Empresarial Grupo Cero.

Noticias relacionadas

Abandonados y denostados aquellos que se sacrificaron por la democracia

La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos.” Norman Cousins

Jacinda Ardern le demuestra a Trump qué es el liderazgo

El presidente Trump llamó a la primera ministra de Nueva Zelanda para expresarle sus condolencias

El Día del Padre Gitano

La familia es la piedra angular de nuestra existencia

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris