Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La linterna de diógenes   Cultura   -   Sección:   Opinión

Desenredar el aire

El debut poético de Arabella Siles
Luis del Palacio
jueves, 3 de septiembre de 2015, 06:15 h (CET)
La métrica de los sueños, de los desencuentros, la métrica del mar, la métrica del aire… todo eso forma parte de la aparente asimetría de este poemario breve, intenso, duro a veces, que abre algunas puertas secretas del alma como un abracadabra que aparece y se escabulle a intervalos regulares; el haz de un faro; la linterna mágica que guía en la noche de tormenta, en la oscuridad de la luna nueva o en la calma de un verano que avanza hacia la estación de la bruma y las sirenas perdidas de los barcos.

En Arabella Siles (en ella, no en su poesía) se percibe un leve acento de su tierra, Jaén, y en sus poemas, breves y plenos, se desgrana un dolor, un estupor que puede a veces derivar en la lúcida aceptación de algo que el aire se empeñó en enredar.

He leído su libro frente al Cantábrico, un mar de galernas invernales, ahora plácido, casi amable:
Frente al vaivén de señales
que sostienen
los ángeles de espuma
movida por el viento
la cabeza de Venus
emerge del océano (p. 23)

La presentación de Desenredar el Aire en la biblioteca de las Escuelas Pías de Madrid, el pasado febrero, descubrió a una poeta que vivía entre las sombras y los claros de ese bosque imaginario por el que deambulan tantos escritores y poetas resignados, a medias, a que su obra no sea publicada. La editorial Utopía y su director, Ricardo González Mestre, produjeron el pequeño gran milagro de que estos poemas urgentes y necesarios no durmieran para siempre en un cuaderno olvidado en el fondo de un cajón. Y desde entonces han sido ya dos ferias del libro (las de Córdoba y Madrid; en septiembre lo será en Granada) las que han acogido el primer poemario de Arabella Siles

Me reuní con su autora a comienzos del verano que ya languidece y me habló de su libro, de cómo y cuándo se gestó, de lo que la impulsó a escribirlo…

“Mi idea inicial fue escribir una novela.

Imma Chacón estaba escribiendo La Princesa India, obra que comenzó justo después de la muerte de Dulce, su hermana gemela. En esa época fue cuando la conocí y le dije que me gustaría escribir una novela. Quedamos en encontrarnos los jueves para que me supervisara lo que tenía escrito. De esos encuentros nació una amistad. Nos intercambiábamos lo que cada una iba escribiendo de su novela. Y lo que ocurrió fue que me metí tanto en el proceso creativo de Imma que poco a poco me fui olvidando del mío. De eso hará unos nueve años.

A raíz de una crisis profunda me sentí raptada por la poesía -porque fue ella la que se apoderó de mí- y gracias a ella pude encontrar el camino y seguir viviendo. Es la fuente de la que he bebido para vivir. Mi dolor era casi físico, lo sentía en el corazón y no se me quitaba. El primer poema que escribí fue “La ausencia” (En la vertical/ de una luna naranja, / insistiendo,/ tu misterio. / Cubriéndolo, / mi mano. –p. 14) y poco a poco me dí cuenta de que el escribir esos poemas me daba vida. Empecé a sentirme feliz cada vez que escribía y cuando pasaban algunos días sin hacerlo me encontraba de pronto como en un pozo. Nunca antes había escrito poesía. Algunas noches me despertaba una frase; y la apuntaba sin saber muy bien por qué me había venido durante el sueño. A los pocos días escribía un poema en el que esa frase aparecía como parte esencial. He tardado un año en terminar el libro y en su presentación en Madrid hablé de mi propio proceso de búsqueda personal a través de la poesía y de que he entendido que la compañía a lo largo de todo ese proceso ha sido la profunda sensación de desengaño y la ausencia del amor perdido. Escribirlo me ha llevado a la madurez amorosa y la pérdida de la idealización del amor ha sido para mí muy dolorosa. Desenredar el aire ha sido desenredar el “yo identificado” y comprender el “yo falso” que habita en nosotros; lo que Einstein llamó “una ilusión óptica de la conciencia”

El libro, con prólogo de Julio Llamazares (que hizo también su presentación en Madrid) lleva un epílogo de Manuel Rico y unas notas en la contraportada del poeta Ángel Guinda. Uno de los besos de Luis Eduardo Aute ilustra la portada. Este beso y la dedicatoria -“A América, mi madre, libre en su adiós”- encierran un enigma que el lector acaso llegue a intuir (“Se aproxima la llama del vacío”, p. 55)

Según Arabella hay unos versos de José Hierro que pueden definir el sentido de su poemario:
Un testimonio,
una radiografía
que no pretende ser hermosa,
sino útil
En este caso, probablemente sin pretenderlo, la autora logra un impacto estético, acústico, disonante, que tiene mucho que ver con el mar que nos espera al final del camino. Un mar embravecido que se torna tranquilo para acogernos.

(Arabella Siles: Desenredar el aire, Ed. Utopía Libros, 2015) https://vimeo.com/119944555
Comentarios
luis del palacio 05/sep/15    11:51 h.
jaime 03/sep/15    19:35 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris