Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Carmen Ordóñez, una de las ubres que aún se ordeña

Ángel Sáez
Ángel Sáez
martes, 29 de enero de 2008, 23:24 h (CET)
“No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores”. Victor Hugo


Pues sí; en los programas de casquería, Carmen Ordóñez, aun muerta, sigue siendo una de las ubres que aún se ordeña.

Actualmente, a Carmina, por voluntad ajena (de quienes fueron sus anejos interesados, o sea, de cuantos crecieron, medraron y vivieron a su costa, y de los directores de los programas del corazón y otras vísceras), esto está fuera de toda duda, cada vez le encuentro más concomitancias con el ave fénix, aquel animal fabuloso e íngrimo que renacía de sus propias cenizas.

A “La divina (de la muerte)” no le dejan descansar en paz, disfrutar de su sueño infinito. Ahora, por obra y gracia de quien la halló exánime en la bañera de su casa, ayudada acaso por el mito del eterno retorno, el espíritu de quien fue hija, esposa, y madre de toreros ha vuelto a la arena del coso, acoso y derribo, al entorno o terreno de las cámaras, los focos y los micrófonos, a algunos platós (platos de pésimo gusto) televisivos.

Sí; es una verdad como un palacio o un axioma como una seo. Tanto en vida como en muerte, Carmina fue y es un negocio suculento, de jugo lento, tan lento que sólo son necesarios una absoluta falta de escrúpulos o vergüenza y un chorretón de talento para sacarle al cadáver (se repite hasta el hartazgo la tesis de que este vocablo se formó a partir de las sílabas iniciales de las tres palabras que componían la expresión latina caro data vermibus, carne dada a los gusanos, que solía inscribirse en los sepulcros romanos, pero no constan datos que así lo atestigüen y demuestren) un rendimiento (que no miento) “sucurrápido”.

Estoy completamente convencido de que, si los personajes finados (en el caso de estarlo; ojalá que no), propuestos por el programa para hacerles sendas autopsias o disecciones, fueran las madres de los colaboradores de turno o tertulianos habituales, éstos no largarían lo que suelen soltar por sus respectivas muis. Es más; tengo para mí que sólo abrirían las bocas al objeto de proferir bendiciones de sus correspondientes progenitoras y a fin de reclamar el debido respeto para quienes les dieron de mamar y les enseñaron a reír y a rezar y, desgraciadamente, finaron sus días en la tierra y ya no se encuentran entre nosotros.

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris