Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   GOBIERNO   -   Sección:   Opinión

El año de Mariano

Cuando Rajoy accedió al Gobierno de España ya nos anunció que tendríamos años de prosperidad que nos sacarían de la crisis, pero han pasado cuatro largos años y la crisis sigue instalada en la inmensa mayoría de los hogares españoles
Pascual Mogica
martes, 1 de septiembre de 2015, 22:00 h (CET)
Si el año 1984 fue considerado como el “Año de Orwell” según el contenido de la novela escrita por George Orwell titulada “1984” y publicada el 8 de junio de 1949 y en la cual el autor describía una sociedad en la cual imperaba la vigilancia masiva, la represión política y social y se manipulaba la información, aspectos estos que si bien se están dando en la actualidad en una medida preocupante pero no imperante en la mayoría de los países desarrollados, salvo en España, no olvidemos la “Ley Mordaza”, se puede afirmar que 2016 será el “Año de Mariano” pero con una diferencia bastante acentuada: Orwell vaticinaba que este estado de cosas se vería reflejado 35 años después y Mariano Rajoy nos asegura que en un año, de 2015 a 2016, en España se producirán importantes cambios en lo que concierne a la mejora del estatus social y económico.

En este nuestro país, un lugar en donde se está dando el caso de que Cáritas alerta a los políticos y empresarios de que el empleo precario, el más numeroso es España, crea “pobres con trabajo”, donde el Banco de Alimentos deja de repartir comida a miles de personas por “no ser pobres” ya que merecen la condición de pobres todos aquellos que perciben menos de 416 euros al mes, por lo visto los que ganan 416,50 euros ya no son pobres, a este respecto cabe recordar que no hace mucho un mileurista era un pobre desgraciado y ahora cualquier ciudadano que perciba un salarios superior a 416 euros al mes es un favorecido por la diosa fortuna, donde se anuncia que las prestaciones suben desde 2011 un 4,95% menos que la inflación y los jubilados dejan de ingresar 560 euros anuales y que el poder de compra de los pensionistas valencianos descenderá en 142 euros y que todos verán incrementadas sus pensiones en un 0,25% mientras que los sueldos de los miembros del Gobierno se verán aumentados en un 1%, en un país donde a estas alturas aún se tiene que recurrir a la mediación del Rey para que a un enfermo de hepatitis C Sanidad le trate con Sovaldi, un fármaco muy costoso y donde la Sanidad, la Educación y el empleo caen cada día más y la asistencia social es cada vez menos efectiva en este último concepto España dedica el 25,7% a la protección social, el mismo porcentaje que la tan criticada, por Rajoy, Grecia, lo que supone 13 puntos por debajo de le media comunitaria, en un país donde ocurre esto y mucho más, ahora resulta que Rajoy nos dice que todo esto quedará solucionado en 2016, en un año. Es posible que si esto sucede, que no sucederá, ese año sea recordado como el “Año de Mariano” y este se convertirá en una especie de Nostradamus, pero sin los vaticinios catastróficos de este “profeta”, la malo ya vendrá, que vendrá, seguro. Lo alarmante de todo esto es que ya en 2011, cuando Rajoy accedió al Gobierno de España ya nos anunció que tendríamos años de prosperidad que nos sacarían de la crisis, pero han pasado cuatro largos años y la crisis sigue instalada en la inmensa mayoría de los hogares españoles. Esto me recuerda las reciente frase pronunciada por el ministro de Economía, Luís de Guindos, poniendo a Grecia como ejemplo de las “promesas incumplidas” por el populismo, si las promesas de Rajoy en 2011 no fueron populismo puro y duro es que ya no sabemos ni donde estamos. Quiero recordar también una frase de Rajoy donde aseguraba que “los demagogos sobran”, tiene razón: sobran los demagogos, sobra él que se ha convertido en un mentiroso no compulsivo pero sí voluntario.

Toda esta parafernalia propagandística que está llevando a cabo el Partido Popular, viene acompañada por un cambio de caras, de gente nueva y guapa, que están apareciendo a diario en todas las emisoras de televisión y radio en un intento por dar otra imagen del partido de la derecha pero siempre quedará aquello de que “aunque a la mona la vistan de seda…”. Hay a quienes les asalta la duda de si estas son las nuevas caras del PP o “los nuevos” caras del PP. En fin, solo nos queda esperar a que llegue el “Año de Mariano” si es que este sigue en el Gobierno. Esperemos que no.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris