Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Perspectiva de Levante   -   Sección:   Opinión

El Papa negro

Domingo Delgado
Domingo Delgado
martes, 29 de enero de 2008, 08:14 h (CET)
El Capítulo General de la Compañía de Jesús ha conllevado el relevo, a voluntad propia, del P. Kolvenbach al frente de esta importantísima Orden del orbe católico. Al punto de considerar al sucesor de Ignacio de Loyola como el “Papa Negro”.

La Orden jesuítica ha estado sometida a importantes tensiones internas, entre corrientes aperturistas y otras ortodoxas, y externas, con la Curia romana, con el llamamiento a la obediencia y a la unión, y la cuestión controvertida de la Teología de la Liberación, que aún tiene entre jesuístas de base en misión seguidores, pero que resulta rechazada por Roma, especialmente por Benedicto XVI desde que fuera Cardenal Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe. Siendo también conocidas las estridencias generadas en la Curia romana frente a la Orden jesuítica desde que el P. Arrupe tomara el timón de la Compañía como Superior General de la misma, con el giro aperturista que le imprimió.

Tampoco se puede polarizar el aperturismo de los jesuitas en las iniciativas del P. Arrupe, ya que también compartió con el resto de la Iglesia los ajustes del Concilio Vaticano II que movió los cimientos de una Iglesia medieval incorporándola a la modernidad del siglo XX, aunque esa realidad conllevara el secularismo de la evolución del pensamiento con las aportaciones existencialistas, y relativistas, especialmente acusadas en el posmodernismo de finales del siglo XX, que introdujo al Orbe católico en el pensamiento débil, en la caída de dogmas y en un materialismo poco compatible con la fe de la Iglesia, dando lugar a una importante secularización de las costumbres sociales, que además de influir en una crisis vocacional generalizada conllevó la búsqueda de una pastoral apropiada a los tiempos de la modernidad, en lo que se dio en llamar el “aggiornamento” eclesial.

Conocidas son las dificultades que Pablo VI y el P. Arrupe tuvieron para ajustar esas nuevas sensibilidades intraeclesiales, con algunos posicionamientos teológicos, de miembros de la Compañía, no plenamente compartidos por la Jerarquía Eclesial, que se han seguido sucediendo de forma más o menos latente, dando lugar a la dimisión del P. Kolvenbach al frente de la Orden. Pese a ser una autoridad teológica e intelectual el Superior holandés de la Compañía, ya venía dando síntomas de cansancio al frente de la Orden, comunicando al Papa su deseo de relevo.

Por su parte, el nombramiento como nuevo General de los jesuitas, el P. Adolfo Nicolás pone de nuevo a un español al frente de la influyente Orden religiosa que cuenta con unos 20.000 miembros en todo el mundo, con presencia en todos los continentes, e importantes instituciones universitarias regidas por la Orden.

Del nuevo Superior jesuita se conoce su profunda talla intelectual, su total dedicación a la labor apostólica, especialmente en el Continente Asiático, que el Catolicismo toma como referencia de tierra de misión, y su particular condición abierta y sencilla. Los que le conocen dicen que será capaz de ser una buena síntesis de sus antecesores, ya que a la sencillez y tendencia reformista de Arrupe, se le une la prudencia y la profunda formación intelectual de Kolvenbach, por lo que se espera de él que consiga aunar las corrientes internas de la Orden para retomar con fuerzas renovadas su acción en el mundo, y como se proponen sus miembros, ser la avanzadilla, no sólo intelectual, sino también en los márgenes de la sociedad para acercar el Evangelio a los marginales de este mundo, a los que no cuentan, incluso a los alejados de la fe cristiana. Aún a costa de asumir los riesgos de recorrer los márgenes…

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris