Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Mujeres del Siglo XXI   -   Sección:   Opinión

“El futuro es un proyecto por hacer”

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
martes, 29 de enero de 2008, 08:14 h (CET)
“No nos resulta fácil vivir y actuar de acuerdo con nuestra conciencia cristiana”, nos ha dicho esta mañana el cardenal Lluís Martínez Sistach, Arzobispo de Barcelona, a las miles de personas que nos hemos acercado al acto "Por la vida, la familia y las libertades”.

Es verdad que vivir y mostrar nuestra vida cristiana no es nada fácil. Una vida en la que muchos nos empeñamos en promover el bien común social, político y económico, ofreciendo lo mejor que tenemos y en mostrar la verdad ejerciendo nuestros deberes y, mal que les pese a algunos, también nuestros derechos.

Pero si hay algo que me ha impresionado de las palabras de monseñor Sistach ha sido esta recomendación dirigida, no solo a todos los que estábamos en el Palacio de Congresos de Barcelona esta mañana, sino también, a los que por diversas causas no han podido acudir:

“Que no haya divisiones entre vosotros. En los asuntos temporales hay diversidad de apreciaciones y de compromisos, las opciones sociales, políticas y culturales de los cristianos son diversas. Pero Cristo no está dividido y nosotros, evitando desavenencias, nos respetamos los unos a los otros en nuestra legítima pluralidad y nos reafirmamos en la comunión profunda en aquello que es esencial”.

Nadie duda que se está haciendo todo lo posible; sin embargo, creo que deberíamos huir del individualismo que nos lleva a desentendernos de lo que ocurre a nuestro alrededor. Un individualismo derivado de nuestra comodidad e incluso de nuestra ignorancia culpable. Es más, estoy convencida de que ya va siendo hora de que rechacemos de nuestras vidas el convencimiento comodón de que alguien, en algún lugar, hará algo para defender y tutelar nuestras convicciones morales, mientras muchos de nosotros nos lamentamos mientras tomamos el aperitivo en una terraza soleada.

Como muchos de vosotros, soy una apasionada de la vida, del momento concreto que Dios ha elegido para mí, del mundo que me ha tocado vivir. Y por eso quiero que sea mejor de lo que es.

Por este motivo, debo y quiero asumir mis responsabilidades. Una respuesta positiva, sin miedo, sin agobios que me exige una participación comprometida en defensa de la familia, el Matrimonio, con mayúscula, la vida, la libertad en la educación de mis hijos, la justicia y el respeto necesarios para hacer de mi mundo, de nuestro mundo, una aventura, en la que, como dice M.A.Martí, “el futuro es un proyecto por hacer”´.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris