Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Litaratura y cómics   -   Sección:   Libros

La España democrática en cómic

Alicia Martínez
Alicia Martínez
viernes, 25 de abril de 2008, 01:39 h (CET)
Acertadamente, la editorial Grup 62 de Barcelona, con Félix Riera a la cabeza, lanza al mercado dos interesantes ensayos políticos en formato de cómic. Se trata de las válidas aportaciones de Enric Sopena “LA ESPPAÑA DE RAJOY” y de César Vidal “LA EZPAÑA DE ZP“, con las acertadas ilustraciones de David Ramírez y Franfer. Los autores analizan periodísticamente los diferentes aspectos sobre los que han girado la vida política de nuestro país en los últimos años.

Sopena es incisivo y tan imaginativo como para situarnos generosamente en 2 de Marzo de 2050, fecha en la que Rajoy agoniza en el hospital Gregorio Marañón de Madrid. A partir de ahí, sitúa al líder popular, es un suponer, en el nuevo camino celestial, pues le hace subir a los cielos como un héroe nacional. En los cielos de la derecha, le hace encontrarse hasta con Dios, sin saber aún, el picaron gallego, que Aznar en los infiernos remueve con furia el resentimiento que le dejó el 11-M de Madrid. La verdad es que el sutil Sopena ha puesto magistralmente en su sitio al enano bigotudo que hierve con su mala leche eterna. Después, ya en el capítulo 2, nos acerca al Rajoy bebé, con chupete, barba y hasta con esos ojos de mirada desviada que siempre ha tenido el registrador. Los dibujos se suceden en una sucesión sumamente informativa de las andanzas juveniles del Rajoy de las Galicias y del Rajoy ministro, de como, incluso, vive desbordante la mayoría absoluta que consiguió el PP en unas elecciones, aún cuando aparece cómicamente dibujado, como ganador de las mismas, un Aznar exultante que reclama su sitio como un cómico implora los aplausos del público. Finalmente, Sopena retrata con cordura a esos personajes del PP que aprietan tanto al gallego y hasta inmortaliza al mismo como el Cid Campeador, desdibujado por el sempiterno Aznar, el clero religioso y esa cursilona millonaria que es Esperanza Aguirre. En las variopintas andanzas del registrador, Euskadi, Catalunya, Portugal y España se confunden hasta con el ring del despertador. ¿Habrá sido un sueño la vida del líder popular?

César Vidal, inicia su ensayo ilustrado, en 2004 y, a partir de ahí, repasa informativamente los demonios de la España zapateril: desaparición de España del concierto internacional de las naciones, vacío de la despensa económica, ataque a la Gran Familia, los vaivenes del Partido Socialista, los antecedentes más de derechas de los dirigentes del PSOE, el cortijo de ZP y hasta la adicción del presidente por escuchar a su mujer en la Opera de Berlín.

Nos ha parecido brillante la idea del cómic para asegurarnos de que vivimos felizmente en un país en el que las libertades son una realidad y el pensamiento de las ideologías, aunque antagónico, nos acercan a la pluralidad de una España que tiene conciencia de sus esencias más democráticas. Los libros que comentamos, nos ilustran a todos, acercan a los ciudadanos a una mayor participación y nos recrean un país sin romper, a pesar del cenizo que muchos quisieran traer de aquellas dos Españas de las que nos hablaba Ortega.

En Sopena y Vidal el cómic se hace riguroso y lejos de un libelo, se convierte en una riquísima información política preelectoral para que todos nos movilicemos en beneficio de todos, que es la España que nos interesa, no aquella mal entendida y peor apreciada de ese tahúr de las letras que es Fernando Sánchez Dragó, que, por cierto, debe encerrar para siempre su peculiar y puta Ezpaña en las bragas orientales de su mujer, si la susodicha Naoko usa semejante prenda interior.

Enhorabuena a la editorial catalana, que ha sabido trasladar a nuestro país lo mejor de la culta tradición del cómic belga y francés.

Gracias a los autores por ayudarnos a ser más participativos en las cosas de la política, pues, a la postre, los ciudadanos no tenemos ya excusa alguna que justifique nuestra no participación. Como decía Jhon F. Kennedy:” no preguntes por lo que tú país puede hacer por ti, sino lo que tú puedes hacer por tu país”. Ahora, conciudadanos, es una exigencia que debemos exigirnos todos.

Los libros de Sopena y Vidal, pulen, ilustran y dan esplendor.

Noticias relacionadas

Mañana

Un microrelato de Esther Videgain

"La ‘Trilogía de la Ciudad Blanca’ se ha convertido no sólo en un fenómeno de ventas sino sobre todo de fans"

Entrevista a la escritora Eva Gª. Sáenz de Urturi

La historia de Cataluña que no se cuenta

Las debilidades más acusadas del independentismo catalán

La ilustradora Marisa Morea presenta ”I will always love you”

Un recorrido ilustrado por las mejores historias de amor de la música

'Crónicas de Gabriel', una saga de fantasía que describe cómo surgió el universo y cómo se originó la eterna lucha entre el Orden y el Caos

Entrevista al escritor Miquel Ángel Lopezosa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris