Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Humanos a extinguir

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 26 de enero de 2008, 05:37 h (CET)
Hoy he conocido dos humanos “sospechosos”. Alarmantemente, no estaban preocupados por generar mas y mas, con lo que afrontar la hipoteca, el coche o el abrigo de piel, que “deberían” creer necesitar en su armario, para aparentar felicidad.

Y sobre todo y lo que aun es peor… ¡no estaban ansiosos por que llegaran las elecciones! Insensatos…

Habían atropellado a un perro... y estaban llorando.

El animal era de ellos, le criaron desde cachorro y solo llevaban quince años con él. Simplemente le aplastaron la cabeza con la rueda trasera, cuando el animal salió a recibirles, tras un largo viaje.

El anciano que conducía no le vio, desde su potente todo terreno. Eso me gusta. Viven en un pueblo al lado de la carretera y jamás pisa campo, pero su hijo le “creo la necesidad” de poseer un lujoso 4x4.

Ja,ja ja, con lo contento que estaba él, con su Opel Kadett de veinte años y que nunca le había fallado. Su vástago le inyectó el virus del consumismo, nuestra bendita misión es este asqueroso planeta.

La hija, treintañera ella, y que ocupaba el asiento del copiloto, puso rauda pie a tierra, pero aun así, no pudo evitar que su hijo y nieto por tanto del conductor, presenciara “en directo” y a escasos metros todo el proceso.

Aquel despreciable humano en plena formación y crecimiento, a los que ellos llaman “niños” . lloraba desconsolado, mientras sus manos tapaban sus ojos, para no ver la escena y segundos después las apartaba de su cara y estiraba sus brazos hacia el cielo, preguntando ¿por qué? ¿por queeeeeeeeee? ¿qué te ha hecho “la” mi perrina, que solo nos dio cariño, que jamás ocultó su alegría ante nuestra presencia y caricias? ¿por qué?... Y encarándose con el autor, le espetó: ¡abuelo ¿qué has hecho? vengo desde Barcelona a verte y disfrutar unos días de vosotros ¿y me haces esto?

Ja, ja, ja… fue muy divertido.

El anciano, ajeno a todo el hecho y asustado ante la “actuación” del nieto, pensó que este se había vuelto loco. Vio que la madre le abrazaba, pero el chico lloraba desconsolado y lo que mas me gustó, fue como el anciano, al ver al animal destripado junto a la rueda, abrió mucho los ojos, colocó los brazos en cruz, se arrodilló y lanzó al viento un grito nacido en lo mas profundo de sus entrañas. Jamás pensé, que un asqueroso humano pudiera gritar así.

Malditos tarados. Solo son una “raza” inferior, a los que aun les pueden los sentimientos. Se resisten a evolucionar. El problema, es que esto, solo le ocurre a los que portan aun, un cerebro activo. Localizadlos y destruidlos de inmediato. Gente así no nos interesa. Pulsa el interruptor amarillo, donde pone: amanecer...¡comienza un nuevo día!

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris