Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Luna llena

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 26 de enero de 2008, 05:37 h (CET)
Será casualidad, o cosa de la luna llena, a quién algunas personas le atribuyen algunos efectos de varias desgracias. Esta semana hemos vivido esa fase de la luna, hermosa a la vista, pero también es cierto que, si recapitulamos, esta semana ha sido de lo más accidentada.

Está en boca de todo el mundo el batacazo de la Bolsa, que sigue viviendo jornadas negras en todo el mundo. Hay personas que hablan de ello sin saber exactamente qué ha pasado, sin entender demasiado sobre el asunto, pero saben que de algún modo les afecta, y no precisamente para bien.

Más importante ha sido, sin embargo, la detención en Barcelona de los 14 terroristas islamistas que planeaba atentar el pasado sábado en el transporte público de la ciudad. Entre los detenidos se encontraban 12 paquistaníes, y este suceso ha puesto en el punto de mira a un colectivo que, por lo general, es de gente trabajadora, educada y tranquila. La sociedad no debería ver ahora en cada paquistaní una amenaza terrorista, porque es un error juzgar a todos por culpa de unos pocos.

La luna, tal vez, también tuviera algo que ver con la monumental colisión en la A-42, con más de 100 coches accidentados y al menos 68 heridos. Por suerte no hubo que lamentar muertes.

Pero entre todas las noticias que hemos podido leer en estos días, me entristece especialmente la muerte de Alexandra, que murió carbonizada en Alcalá a manos de su pareja. Pero ahí no terminaba su desgracia. Un día después, nadie fue a identificarla. Nadie veló su cadáver. Nadie acudió para despedirla. Probablemente a la chica, de tan sólo 22 años, todavía la esperan en casa sus padres en Rumania, su país natal, del que se fue buscando un futuro mejor y terminó por encontrar la muerte.

Hasta Fernando Alonso rompió ayer su primer motor con el nuevo Renault. Será verdad, que la luna llena tiene magia, algo especial. Aunque también tiene su lado oscuro, o eso parece.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris