Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

El modelo del sentido común

Antonio Álvarez Rodrigo
Antonio Álvarez
viernes, 25 de enero de 2008, 09:31 h (CET)
La temporada del iurbentia Bilbao Basket es, hasta el momento, impecable. Que un club humilde como el vizcaíno esté segundo a un triunfo del líder, el Real Madrid, en la jornada 18 y con más victorias que otros colosos de la ACB, merece un reconocimiento del mundo baloncestístico y un análisis del porqué de la situación.

Para ello debemos remontarnos al inicio del proyecto, hace ocho años cuando el club militaba en LEB-2. Como todos los planteamientos deportivos de una entidad humilde la ilusión pesa los mismos kilos que el propósito utópico que se fija. Tras una primera mala temporada, llega Txux Vidorreta, y, junto a él, los ascensos de categoría. En cuatro años el club había llegado a la élite, y la ACB era una realidad palpable.

Pero lejos de desesperarse y liarse la manta a la cabeza con revoluciones innecesareas, la dirección del club siguió confiando en el cuerpo técnico que le había llevado a lo más alto. Tras dos temporadas titubeantes en las que se salva el cuello en las últimas jornadas, llega una tranquila, la pasada, en la que los aficionados empiezan a vislumbrar un proyecto que crece y en que se puede creer.

Con un patrocinador nuevo, iurbentia, que apuesta de verdad por el club, el Bilbao Basket mantiene el bloque la de temporada anterior (Salgado, Recker, Banic, Rancik y Weis), y se refuerza con tres piezas básicas: Marcelinho Huertas y Paco Vázquez (cedido por el DKV Juventud) y Qincy Lewis. Es decir, no se ficha por fichar, sino sólo lo que se necesita. Sin embargo, en el primer partido el equipo cae en Murcia. Pero nadie se pone nervioso.

Las jornadas pasan y el iurbentia Bilbao va de sorpresa en sorpresa: aplastante victoria en Badalona (58-81); histórico triunfo en Vitoria (78-80); una brillante clasificación para la Copa del Rey; y se convertir en el primer equipo que usurpa, siete años después, uno de los dos primeros puestos a los grandes del campeonato (Tau, Unicaja, Barça, Pamesa y Real Madrid).

Otros clubes lo intentaron antes, incluso con mucho más dinero. Pero fracasaron. El Akasvayu Girona es un ejemplo. Éstos, a diferencia del iurbentia Bilbao Basket no tuvieron paciencia, ni confianza en ningún proyecto ni en ningún hombre. En definitiva, les faltó lo que parece que le sobra a los bilbaínos: sentido común.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris