Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un comunista ateo y las feministas pro-vida defienden al no nacido

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
jueves, 24 de enero de 2008, 07:59 h (CET)
Aparte de la Iglesia y de las asociaciones pro-vida, tanto cristianas como aconfesionales, ¿alguien más defiende la vida del inocente nonato? Es llamativo que entre estos figure, en primera línea, Lenin Raghavarshi, un indio que recibió el premio Kwangju de los Derechos Humanos en Corea.

Raghavarshi es comunista y ateo; pero no duda en pedir "una moratoria mundial del aborto" porque – dice- "en la base de todos los derechos humanos está el derecho a la vida". Como mujer, como madre y como cristiana, estoy de acuerdo con Raghavarshi : "Hemos de defender el derecho a la vida del embrión desde el mismo útero". Creo que es urgente un Estatuto para el embrión y el feto (niño pequeño) a nivel planetario, y empezar por Europa y América. El no tenerlo está dando lugar a asesinatos en masa de niños no nacidos, cuyas consecuencias pagaremos también por el desequilibrio demográfico. Ya está bien de maltratar al más inocente y darle muerte: es inhumano. En la misma onda que Raghavarshi respiran las feministas pro-vida, verdaderas progresistas en la defensa del principal de los derechos. El país que consiente el aborto se sitúa en clara línea de corrupción política y social, aunque quiera llamar blanco a lo negro.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris