Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La falicidad en el trabajo bien hecho

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
jueves, 24 de enero de 2008, 07:59 h (CET)
El trabajo ennoblece al ser humano y el aburguesamiento le lleva al fracaso, tanto familiar como laboral.

Sostenía Jean Jacques Rousseau que el trabajo constituye un deber imprescindible para el hombre. La ociosidad es una ofensa a la misma humanidad en tanto que el trabajo aleja de las personas tres grandes males: el tedio, el vicio y la miseria. Rousseau afirmaba que el hombre feliz es el que se afana por realizar un trabajo con excelencia.

Y cierto es que todo trabajo lleva en sí su recompensa, alegra el espíritu, proporciona la economía necesaria y evita que la existencia sea solitaria. Sin embargo, cuando el quehacer profesional absorbe y anula las otras facetas necesarias de la vida, ya no resulta tan provechoso. El trabajo debe enriquecer al que lo realiza y permitirle ejecutar otras actividades nobles, como atender a la familia, practicar algún deporte, fomentar las amistades, el enriquecimiento cultural y un tiempo, necesario para la contemplación, para poder encontrarse con uno mismo y con Dios.

El ser humano es multifacético. No tenemos una sola dimensión. Pero hoy parece que vivamos sólo para el placer, para el trabajo o para el dinero; estamos contagiados por la espiral de desconcierto que predomina en la sociedad en que vivimos.

____________________

Clemente Ferrer Roselló es presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid.

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris