Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Una historia de pasión o historia de una pasión

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 24 de enero de 2008, 07:37 h (CET)
“Fue una tempestad de malos deseos, de cóleras, de apetitos sucios, de rabia”. Miguel de Unamuno y Jugo


Impertérrito, servidor observa parte (pues la palabra “todo”, amén de estar fuera de moda, desfasada, de ser omnímoda, resulta una dicción mayor, incontrolable, inasible, imposible) de la realidad que acontece en esa urbe que es el orbe o, si así lo prefiere usted, desocupado lector, en la “aldea global” que ha devenido el globo terráqueo, gracias a la extensión de las nuevas tecnologías por el primer y segundo mundo. No faltarán los plumillas de tres al cuarto (pésimos guasones, por cierto) que muden mi gracia bautismal o nombre de pila, Abel, por el de mi hermano, Caín, cuando el absurdo de mi tarea o labor, ser mero notario de la actualidad, no es imputable a mí; pues del fregado en el que estoy metido sólo tienen la culpa mis superiores, que me han obligado a encabezar el reparto o protagonizar un relato cuyo guión muy bien lo hubiera podido pergeñar y rubricar el mismísimo Franz Kafka y, además, éste no es moco de pavo, sino de los de aúpa u órdago a la grande, morrocotudo, colosal, ciclópeo, o sea.

El menda lerenda, para unos, observador, para otros, observado, mira, escucha y toma notas. Ergo, habrá quien se pregunte qué ha hecho tan rematadamente mal o insuperablemente bien (vaya usted a saber) el sujeto en cuestión, quien firma la presente urdidura o “urdiblanda” abajo, para merecer tanta tirria por parte de sus jefes y tanto desprecio por parte de los demás (porque bastante tengo con el telar, la cruz que port(e)o, el marrón o “embolado” que me han asignado).

Ojalá yo, Abel Sánchez, pueda y logre hallar refugio y sosiego en el mismo porche (que no parche) en el que suelen encontrarlos el resto de mis heterónimos y seudónimos, un poemilla de nueve versos pentasílabos que urdió la doctora de la Iglesia, escritora mística y reformadora de la Orden del Carmelo, Santa Teresa de Jesús (1515-1582).

Cuando el nerviosismo me corre y corroe el cuerpo, cuando soy el centro de atención sin comerlo ni beberlo (sin ansiarlo ni buscarlo ni merecerlo), cuando el aliento de los otros me azuza; cuando cualquier hecho, actitud o palabra me avergüenza, agita (inquieta) o abochorna, acostumbro a rememorar y seguir la recomendación que doña Teresa de Cepeda y Ahumada dio a su hermano Hernando, que, a la sazón, vivía en Pasto (Colombia), según epístola firmada por la Santa en Ávila y fechada el 25 de septiembre de 1564: “Tenga vuestra merced cuidado de no entregarse a la melancolía, a la tristeza... Rece vuestra merced una oración que he compuesto para casos semejantes, especialmente para coronar el Santo Rosario:

Nada te turbe;
Nada te espante;
Todo se pasa.
Dios no se muda.
La paciencia (con diéresis)
Todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene
Nada le falta.
Sólo Dios basta”.


Abel Sánchez

Noticias relacionadas

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad

​Bruselas tensa las relaciones con Trump, apoyando dialogar con Maduro

Las dudas y la debilidad de la UE condicionan un apoyo explícito a Guaidó, el único presidente legítimo de Venezuela

​La sonrisa de Casado

Los que no quieren que gane la derecha que no se queden en casa o voten en blanco

​Los actos oficiales de inauguraciones prohibidos a partir de marzo

La convocatoria de elecciones pone en marcha la normativa de la campaña

​Vuelve el debate del aborto

Josefa Romo Galito
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris