Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Abusivo control

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 24 de enero de 2008, 07:37 h (CET)
Empieza a ser preocupante el intervencionismo del PSOE. Cuando las situaciones no se adaptan a lo que le conviene, siempre hay alguien dispuesto o dispuesta a chantajear, insultar o controlar.

Lo hemos visto hace unos días con una periodista socialista, al enfrentarse a Roberto Arce; seguramente por no saber frenar el entusiasmo, claridad, rotundidad, elegancia y buenas maneras de Ana Querejeta, miembro de Nuevas Generaciones. Y es que no pueden admitir que salga a relucir el tema de la negociación y la amistad del PSOE con ETA. Empiezan por ser ambos socialista y acaban por hacer ‘edredoning’ ¡Manda eggs, que diría Trillo!

Los ‘pepiños’ y demás adláteres zapateriles han mentido a la ciudadanía durante tres años; se han mofado de la prensa; han negado hasta la extenuación su relación y negociación con la banda asesina; han colaborado con las redes de extorsión etarra; algunos, como Mesquida, llegaron a negar que ETA estaba rearmándose; han ‘atornillado’ a los CFSE para que aminoraran las pesquisas y la investigación, mientras ETA reorganizaba su organigrama, robaba pistolas, llenaba zulos, desplazaba furgones,… Y ahora quieren silenciarlo.

No lo van a conseguir, porque no faltarán articulistas, periodistas y columnistas que se conviertan en su ‘cargo de conciencia’ permanente, aunque den orden de que acabemos en cal viva. De todos es sabido que presionan hasta amordazar, pero solo los cobardes sucumben a las ansias y antojos socialistas.

Ese férreo control lo han intentado con Roberto Arce, periodista de reconocido prestigio; pero esta vez les ha salido el tiro por la culata. Es cierto que sigue habiendo orégano en el monte, pero eso no quiere decir que todo el monte sea orégano. “No voy a tolerar que el PSOE controle mi programa”, tuvo que decir Roberto, en medio de un sonoro enfado y ante la sorpresa de propios y extraños.

Cuando les plantan cara se ponen nerviosos. No admiten la discusión. Trabajan a piñón fijo. Solo tienen un argumento: si el de enfrente no piensa como ellos es un “facha”. No hay vuelta de hoja. Lo malo de todo ese pensamiento único, tan extendido entre los mandados del resentimiento, es que se miran en el espejo y les rebotan los argumentos. No admiten la contrariedad y, cuando alguien les envuelve, recuerden lo que pasó con los GAL o con Lasa y Zabala. Aquellos ‘mensajeros’ utilizaron la cal viva. No menos miedo nos dan los socialistas de ahora. ¿A dónde serán capaces de llegar con tal de controlar lo inimaginable?

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris