Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Sin renegar de las raíces cristianas

Jesús Martínez (Gerona)
Redacción
miércoles, 23 de enero de 2008, 11:00 h (CET)
Aunque presidente de la única República occidental laica, Sarkozy ha reiterado en diversas ocasiones su confesión católica al tiempo que ha calificado el cristianismo como "determinante" en la construcción de la identidad nacional francesa. Se recuerda en este contexto que el Papa había mostrado su satisfacción por la defensa de los valores familiares hecha por Sarkozy durante su campaña electoral. Pese a ello, la Iglesia no ha dejado de expresar sus reservas a propósito de algunos aspectos de la política gubernamental francesa ni la ostentación personal.

Durante la ceremonia en la que fue nombrado canónigo honorario de San Juan de Letrán, el jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy, dijo que tanto las "raíces cristianas" como la "laicidad" forman parte de la historia de Francia. Afirmando que las "raíces del país son esencialmente cristianas".

También quiso reiterar que Francia es un Estado que tiene una "laicidad positiva", donde existe la "libertad de creer o no creer, de practicar una religión o la libertad de cambiar credo, así como la libertad de no ser ofendidos por las propias creencias o de dar a los hijos una educación según las propias convicciones". Según Sarkozy, "la laicidad se ha convertido en una condición para la paz civil" y, por ello, "el pueblo francés ha defendido ardientemente la libertad escolástica y el deseo de prohibir la ostentación de símbolos religiosos en las escuelas".

En este sentido, el presidente francés aseguró que la "laicidad no puede ser la negación del pasado" y que no tiene el poder de "hacer olvidar a Francia sus raíces cristianas", tras recordar la "histórica unión (de Francia) con la Iglesia católica". Sarkozy instó, en consecuencia, a "asumir las raíces cristianas de Francia y a darles su valor, pero defendiendo la madura laicidad a la que se ha llegado". También exhortó a que "las diferentes religiones, y en primer lugar el mensaje cristiano, contribuyan a iluminar las decisiones y construir el futuro" de Francia.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris