Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Carta a María Teresa Fernández de la Vega

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
miércoles, 23 de enero de 2008, 08:24 h (CET)
Distinguida Vicepresidenta: No estoy de acuerdo con usted, respecto a que sean “reprobables” las declaraciones de Manuel Pizarro. Y menos aún sabiendo que ha llenado de estupideces muchas de sus comparecencias como vicepresidenta y portavoz del Gobierno que preside el vallisoletano Rodríguez Zapatero. Debería ser consciente, doña Mª Teresa, que muchas veces ha perdido usted los papeles y no ha sabido estar a la altura que imponían las circunstancias.

No es “indecente” quien apela a las víctimas del terrorismo para asentarse en una formación política. Como no lo es el hecho de dedicar todos esfuerzos a combatir a un Gobierno que se ha ‘acostado’ con ETA; remolonea con ETA; traiciona a la ciudadanía a la vez que sigue negociando con ETA tras un atentado; ‘bendice’ a “hombres de paz” como Arnaldo Otegi y Juana Chaos (Iñaki de); txikitea con Batasuna; ampara a extorsionadores; ralentiza la actuación de la Policía y de la Guardia Civil; presiona a la Justicia o pretende manipular a jueces y fiscales, según conveniencia.

Sepa usted, doña Mª Teresa, que en democracia nunca se ‘baja de la burra’ Montesquieu, para evitar que gente como la de su partido, o del partido antigualla que preside y manipula Llamazares, se echen al monte el día menos pensado.

Hace ya algún tiempo que hemos apreciado en usted cierta e injustificada actitud altanera, así como una mal entendida superioridad sobre los demás mortales. Y eso ha generado en usted, apreciada vicepresidenta, una degradación política que le impide ser equilibrada en sus palabras, gestos y conducta.

Prueba de lo que decimos en el párrafo anterior es que sus propios compañeros de escaño, desde que recibieron la última sonora e inmerecida bronca, cuentan que “no saben si María Teresa mea, o no mea; pero si lo hace, siempre es fuera del tiesto”.

Y es que, María Teresa, no se pueden menospreciar las credenciales de los demás, como ha hecho usted con las de Manuel Pizarro, porque quienes no las tenían brillantes eran muchos de los compañeros socialistas que harán con usted la travesía del desierto, salvo que ETA les eche una mano. Sepa que mucho peores eran las credenciales de gente como el propio presidente Rodríguez, Luís Roldán, Luís Yánez, el “hermanísimo”, el propio Alfonso Guerra, la “X” del GAL o el bachiller ‘Pepiño’, por citar algunos.

Sea usted paciente y quede con Dios; aunque no sé si al Señor le agradará su laica compañía. Reciba mis saludos cordiales.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris