Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Javier Bardem y elecciones en Cuba

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 22 de enero de 2008, 04:10 h (CET)
Andan en Cuba metidos en la harina de las elecciones generales. Bueno, de algo parecido a elecciones generales. La diferencia es que los cubanos no necesitan pensar a quien van a votar. Se lo dan pensado. Ni decidir, tampoco tienen que decidir. Se lo dan decidido. Es lo que pasa cuando no hay más que un solo partido. Cuando los demás están prohibidos. Negación de la democracia, vaya. A eso se llama dictadura. Como cuando Franco, ¿se acuerdan?

Las diferencias entre una dictadura y otra son menos importantes que las semejanzas. Da igual que la dictadura sea en nombre del proletariado o del pueblo. Cuando te meten en la cárcel por hablar, no importa en nombre de qué se haga. Por querer hablar. Cuando no puedes defender en libertad tus opiniones poco importa si quien te lo impide sea comunista o fascista. En eso las dictaduras son iguales, qué más da.

Pues Javier Bardem, ese premiado actor de cine español, el mismo cine español que anda en caída libre perdiendo espectadores a millones, acaba de visitar Cuba para… ¿condenar la dictadura castrista? ¿Para condenar la falta de libertades de los cineastas cubanos? ¿Para lamentar la persecución de los homosexuales, la prostitución, el pésimo nivel de vida, que no se pueda salir y entrar libremente del país?

Pues no, a Javier Bardem no se le conoce una palabra de apoyo a la Democracia, a la Libertad, una palabra de condena a las cárceles castristas. ¿Qué opinaría Bardem si la dictadura fuese de sentido contrario, si esos mismos presos y perseguidos lo fuesen por una dictadura de derechas? ¿Qué diría Bardem si el partido único fuese de derechas?

Zapatero, ¿otros cuatro años?
Las encuestas siguen indicando que Zapatero y el PSOE van a ganar las próximas elecciones del nueve de marzo. Con independencia de los posibles, seguros, errores de Zapatero y sus ministros, con independencia de aciertos y fallos de Rajoy, los españoles van, vamos, a conceder otros cuatro años más a la izquierda.

Supongo que es por culpa del franquismo y de la teoría del muelle. Durante cuarenta años el franquismo estuvo reteniendo, aprisionando, el muelle social de los españoles, de lo que se echa la culpa en general a la derecha. La derecha aparece como culpable general de todos los males de España, no es nada concreto sino algo difuso e indeterminado, pero muchos ciudadanos achacan, de manera imprecisa e impensada, a la derecha las dificultades políticas de todo tipo.

De ello toma muy buena nota el PSOE y la izquierda en general cuando habla n de la derechota, la caverna, la radicalización del PP y otras lindezas como esas. El ciudadano en general, a veces poco reflexivo y muy manipulable, termina votando no a favor del PSOE, por ejemplo, sino en contra de esa derechota franquista que quisiera oprimirnos otros cuarenta años, porque “yo seré muchas cosas, pero de derechas como ésos, jamás; franquista yo, nunca.”

No estoy, ni harto de vino se me ocurriría, acusando a los votantes del PSOE, tan dignos y merecedores de respeto como los demás. Hablo exclusivamente de una parte de ese grupo de votantes, pequeña pero suficiente para inclinar el destino de un puñado de votos y de diputados, del que se beneficia el amplio espectro de la izquierda. Pero es cierto que en España la izquierda tiene una bula que no se concede a la derecha.

Cualquier decisión tomada en nombre de la izquierda parece más justificada que en nombre de la derecha. La ya lejana entrada en la OTAN parecía la entrada en un club exclusivista, belicoso y dispuesto a invadir cualquier pacífico país mientras sólo la defendía UCD. Felipe González manifestó a El País que el ingreso en la OTAN era una "barbaridad histórica" y "tremendo error". Y Alfonso Guerra afirmó en Diario 16 que “el eventual ingreso en la OTAN convertiría a España en una colonia de los Estados Unidos”. Sin embargo cuando Felipe González pasó bruscamente de aquel “OTAN de entrada no” a apoyar aquella entrada todo cambió y ese club parecía una organización de hermanitas ursulinas.

Y si al lector remontarse tantos y tantos años le parece inapropiado, conviene señalar que exactamente esa misma situación acaba de reproducirse en la actualidad con el asunto de las listas para las próximas elecciones. La escandalera que se ha montado con la exclusión de Ruiz Gallardón de las listas populares por Madrid no ha tenido su correspondencia con la lapidación de los últimos guerristas de las listas que José Blanco ha elaborado para su partido. Salvo el propio Alfonso, un icono contra el que todavía no se atreven, el guerrismo ha desaparecido del PSOE sustituido por el bloque monolítico que forman zapateristas y pepiñistas. La robustez y disciplina del partido se mantienen incólumes sin que se haya levantado el más mínimo rumor de protesta en las filas de la prensa, nadie parece haberse enterado, nadie parece afectado. Placidez total, el que se mueve sigue sin salir en la foto. Bueno, esto también es guerrismo.

¿Quieren otro ejemplo de que la izquierda tiene bula? ¿Hablamos de presidentes que engañan a su pueblo?

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris