Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Pizarro tiene la pizarra limpia, no como otros

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 21 de enero de 2008, 06:04 h (CET)
Como era de esperar el fichaje del señor Pizarro por el PP ha levantado ampollas en el gallinero socialista que, a falta de municiones para enfangar la figura del gran economista y mejor gestor que ha demostrado ser el abogado del Estado que presidió con tanta fortuna Endesa; han tenido que acudir a improvisaciones de mal gusto y menos solidez, como suele ocurrir cuando aquellos que no tienen imaginación pretenden salir de una situación apurada que saben que puede perjudicarles.

Por ejemplo cuando el señor Zapatero quiso justificar el haber seguido negociando con ETA, después del atentado de la T4 de Barajas, a pesar de haber declarado solemnemente que cortaba toda relación con la banda y cesaban todos los contactos con ella. En una evidente falta de reflejos nuestro Presidente se limitó a decir que, si continuó sus conversaciones secretas con los abertzales fue a requerimiento de “instancias internacionales”, lo que de por sí ya constituye una flaca justificación, porque demuestra su “talante” pusilánime que le lleva a dejarse influir, en una cuestión tan importante y que se refiere a problemas internos de nuestra Nación, por influjos procedentes de otras soberanías ajenas nuestras propias instituciones. Pero lo peor es que, cuando ha mencionado “instancias internacionales”, se estaba refiriendo concretamente al Sinn Fein y el Centro Henri Dunant, dos instituciones más que sospechosas; porque todos sabemos que el Sinn Fein fue una banda terrorista independentista Irlandesa, de donde supongo que le viene su simpatía por ETA y el Centro Henri Dunant participó como mediador en la fase de conversaciones del gobierno de Zapatero con los etarras. ¡Menudas instancias internacionales, unos terroristas y unos cómplices de la traición que se quería perpetrar contra España! Por lo visto al señor ZP le cuesta poco dejarse influir, máxime cuando lo que le propusieron conectaba al cien por cien con sus más secretas intenciones.

Por todo ello no nos debe de llamar la atención que la señora Vicepresidenta De la Vega, en una de sus comparecencias ante la prensa, haya querido buscar un rincón por donde desacreditar al señor Pizarro y, como no pudiera hallarlo, se ha salido con una de sus habituales perogrulladas, afirmando que: “por fín el señor Pizarro se había quitado la careta”. Supongo que la de la Vogue se estaría refiriendo a las conocidas preferencias por el PP demostradas por dicho señor lo que, a mi entender, no quiere decir que en ningún momento lo ocultara. Otra cosa es que, la nueva adquisición del señor Rajoy, estuviera dispuesto a entrar en política a lo que, por cierto, se había negado en otras ocasiones. Contrariamente a lo que suele se habitual (y, en el PSOE, condición sine que non) este señor no va a la política para ganar dinero, sino todo lo contrario, porque tendrá que renunciar a su presencia en varias empresas, entre ellas Telefónica, que le producían pingües beneficios. Es decir, que se trata de un verdadero “dilectante” que, por servir a España y proporcionarnos su saber hacer y sabiduría, renuncia a puestos de gran relevancia e importantes ganancias a cambio de preocupaciones, renunciar a una vida familiar plena y verse sometido a las presiones de una responsabilidad que pocos hombres quisieran tener sobre sus espaldas.

Por otra parte, la señora De la Vega parece que desconoce aquel refrán que habla de la paja en ojo ajeno y la viga en el propio porque, si es que queremos hablar de “caretas”, dejando aparte la que soporta de por vida, en el ámbito político no ha habido en muchos años personaje que con más frecuencia se la hay puesto y quitado que ella misma. No debería esta señora mentar la cuerda en casa del ahorcado porque su facilidad para atribuir responsabilidades a la oposición que, en realidad eran todas suyas, ya es conocida por todos. ¿Cuántas veces doña María Teresa, se ha investido de toda la solemnidad que le concede su cargo para afirmar con toda seriedad, arrastrando las palabras como es su costumbre, para negar, y no tres veces como San Pedro, sino en una multitud de ocasiones, que el Gobierno negociaba con ETA y que esto eran infundios del PP, que se comportaba con deslealtad con el Ejecutivo? No se ha caracterizado, precisamente, la señora De la Vega por su forma amable de tratar a la Oposición ni por su propensión al diálogo que tanto prometió Zapatero, cuando subió a la presidencia de la Nación en marzo del 2004. Caretas, caretones y caretazas, señora Vicepresidenta.

Es evidente que al señor Solbes le ha salido un hueso duro de roer con su nuevo colega del PP. No creo que se atreva a seguir negando que la crisis se ha instalado en nuestro país; que los precios están adquiriendo niveles preocupantes; que la imprevisión del Ejecutivo en materia del agua nos está llevando a situaciones extremas, cuando estamos padeciendo sequía ¿qué se hizo del plan hidroeléctrico nacional que tenía prevista la utilización de agua del Ebro para Catalunya y el sur?; que por las presiones de los ecologistas nos vemos obligados a comprar electricidad nuclear a Francia por no haber construido más pantanos. ¿Recuerdan cuando hacían chistes sobre Franco porque los construía? Gracias a él tenemos los pocos que hay. Ahora padecemos la falta de rigor de este Gobierno que sólo ha sido capaz de vivir de la propaganda y la descalificación del contrario, pero que se ha mostrado incapaz de prever una situación cantada como era la falta de agua y que, por si era poco, después de dejarnos embarcados en la crisis, sale a la palestra para presumir de lo bien que lo ha hecho. Pero, ¿dónde entierra usted, señor ZP?

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris