Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

El coro o cortejo no deja ver al solista

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 20 de enero de 2008, 06:42 h (CET)
“Todo verdadero artista que ha cubierto más de la mitad de su trayectoria ha aprendido, al menos, esto, que toda persona como él, en sus mismas, parecidas o semejantes circunstancias, o sea, todo virtuoso profesional que se precie de serlo, siempre lleva prendida en el alma su independencia de criterio, quiero decir, que no anda prendado más que de su discernimiento o juicio propio”. Florentina Baldamero

Hoy, jueves, 17 de enero de 2008, después de dar las 14 horas en el reloj de la Plaza de los Fueros o Nueva y dejar atrás las muy queridas y frecuentadas instalaciones de la biblioteca pública de Tudela, sita en la calle Herrerías, he encaminado mis pasos hacia el domicilio que comparto con mi señera y señora madre, Iluminada, a fin de comer, como hago habitualmente, en su grata compañía.

Habiendo dejado a unos cien metros, a mis espaldas, el quiosco y mediada la subida de Miguel Eza, he echado un vistazo hacia mi izquierda, en concreto, a la sede del Palacio de Justicia, ubicado en la calle Pablo Sarasate, y a la acera de enfrente, donde, como era de prever, bajo los soportales, si no lo ha visto usted, desocupado lector, por televisión, se lo narra de buen grado el menda lerenda, había bastante gente y no menos de una decena de trípodes donde suelen colocarse y encajar las cámaras televisivas.

Supongo que, desde que le echaron el guante en Portugal, a Jaime Giménez Arbe, cuando no está entre rejas, donde la soledad acaso siga siendo su asidua compañera de viaje, el mote que le pusieron los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, “El Solitario”, su alias de delincuente, que, en verdad, le venía como alianza al anular o le cuadraba, la fama (“la popularidad es la gloria en calderilla”, sentenció Victor Hugo) y la opinión pública y la publicada se lo han mudado por su contrario u opuesto, “El Acompañado”.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris