Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Servir o medrar

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 19 de enero de 2008, 04:43 h (CET)
He aquí el dilema que a todo político, miembro de un partido o simple funcionario se le debería formular antes de tomar posesión de su cargo. Nada más digno y meritorio que el acceder a un cargo público con la noble intención de servir al bien común y a los ciudadanos en general. Tener conciencia clara en esto, allanaría en grado sumo las no fáciles relaciones entre la ciudadanía y la Administración, en general.

Por el contrario, quien sólo busca su provecho personal, el medrar, o el trepar a los puestos de poder e influencia para su enriquecimiento, está ya a medio camino de caer en la corrupción y con ella malograr y envilecer la noble función del servicio público.

Sería de desear –máxime en tiempo electoral- que como candidatos a regir los destinos de una nación, de una colectividad cualquiera, sólo se presentasen o sólo se eligieran a personas con clara vocación de servicio y no necesitadas de la política para sobrevivir. El caso del señor Pizarro es paradigmático y de alabar, al ser conocida de sobra su ejemplar trayectoria de servicio y defensa a los miles de accionistas de Endesa.

Ojala abundasen entre la clase política ejemplos parecidos, para que el ciudadano de a pie valorase más y más cada día a los políticos en particular y a la política en general, que buena falta nos hace.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris