Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La inquietante tibieza de Rajoy

Roberto Esteban Duque
Redacción
viernes, 18 de enero de 2008, 07:09 h (CET)
Zapatero piensa que ganará votos criticando a la Iglesia, movilizando de este modo al sector más radical de la izquierda. Si para el ciudadano atento a lo que sucede en la sociedad civil, el problema de Zapatero es el de una ausencia espantosa de escrúpulos, una falta evidente de complejos para mentir, para un católico, cualquier diálogo, cooperación o consenso entrecruzado con el Gobierno es imposible no sólo por sus iniciativas legislativas separadas del orden moral, sino también por los ataques directos del presidente y de sus ministros a la Iglesia católica.

Pero me preocupa más la tibieza de Rajoy; al cabo un ateo, como bien aseveraba Sartre en sus Cahiers pour une morale, no debe llevar el traje impoluto, es decir, una vida honesta. El partido popular (PP) tiene la voluntad de crear un Ministerio de Familia, algo loable si pensamos que para que España posea salud moral no sólo basta distanciarse de los terroristas y no mentir a los españoles, sino que se tenga un ideal al que tender, un bien que realizar, una contribución que aportar al patrimonino moral de la humanidad.

Sin embargo, el PP no sabe si la verdadera familia se funda en el matrimonio entre un hombre y una mujer. Mejor dicho, está calculando si es rentable o no electoralmente incluir en su programa que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer. Este tipo de estrategias políticas me parece como poco inquietante. No se pueden realizar actos pensando únicamente en los beneficios o las consecuencias que de ellos obtendré.

La familia, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, es algo tan serio que no está a disposición de incluirla o no coyunturalmente en un programa político. Esto es lo que hace el liberalismo banal, multiplicar las posibilidades de opción, pero sin admitir que una de ellas valga realmente la pena. El PP debe ser coherente, no puede estar atento a lo que demande en cada época la ciudadanía ni en ver qué dicen los grupos de presión. Tampoco se trata de adaptarse al espíritu de los tiempos, sino de discernir. Aquí no cabe la distinción weberiana entre la ética de la convicción, vinculada al orden religioso, y la ética de la responsabilidad, capaz de armonizar los intereses de unos y otros.

En el plan de Dios, no estaba previsto el matrimonio homosexual. En relación con esto, los católicos hablan de Derecho Natural y los protestantes del orden de la creación. Los católicos que están en política piensan que hay determinadas obligaciones que son vinculantes para todo hombre y toda sociedad con independencia de la fe cristiana. Existe un orden en los asuntos humanos evidenciable a la razón, y uno de esos asuntos es que la institución del matrimonio entre un hombre y una mujer es la forma plena de sentido, así como el fundamento de la continuidad del género humano.

Rajoy no puede persistir en su tibieza. Si pretende crear un Ministerio de Familia, no puede poner al mismo tiempo en tela de juicio el modelo de familia al que aspira. La razón nos muestra el sistema de derechos y deberes. Si no recuperamos un consenso sobre la razón natural universal, el modelo de familia para la humanidad quedará determinado por la subjetividad o el deseo de la opinión pública. Como bien afirma Benedicto XVI, que existan valores que no son manipulables por nadie es la garantía verdadera y propia de nuestra libertad y de la grandeza humana.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris