Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Vista a la derecha, ar

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 18 de enero de 2008, 07:03 h (CET)
Alguien en el Partido Popular, quizás alguien interesado en que su esposa sea alcaldesa de la capital, le ha lanzado a Mariano Rajoy el grito que se suele oír en los cuarteles cuando la tropa tiene que volver la vista a la derecha. Y Mariano, cómo no, ha obedecido sin rechistar. Después de llevar varios días escuchando cómo sus propios conmilitones le apremian para que se rasure el rostro y se quite las gafas no ha podido resistirse al grito de “Vista a la derecha, ar” lanzado en tono de arenga cuartelera por alguien que, al parecer, tiene mucho más peso que él en el partido, y ha dejado compuesto y sin novia, es decir sin posibilidades de escaño nacional, al alcalde de Madrid. Ruiz-Gallardón que aspiraba a un puesto de salida refugiado bajo las alas de la gaviota ha visto su gozo en un pozo y cómo todas sus ilusiones de poder tener un trampolín desde el que escalar a más altos puestos si Mariano Rajoy vuelve a fracasar se diluían en las alcantarillas del poder popular.

Cuando se acerca el tiempo de confeccionar las listas electorales en todos los partidos se producen movimientos, todos quieren obtener un puesto en las listas que les garantice el poder asentar sus posaderas en los cómodos y mullidos escaños del Congreso durante, al menos, una legislatura. Los codazos están a la orden del día, las puñaladas, metafóricas, por la espalda son el pan nuestro de cada día cuando se reúnen los órganos de gobierno de los partidos y el viejo dicho de que el que se mueve “no sale en la foto” hace que, más que nunca, todos sean buenos chicos e intenten no llevar la contra al “jefe”, buen sueldo, viajes gratis y un pasaporte a más altas empresas hacen que todos quieran pasear por los salones nobles de la Carrera de San Jerónimo.

Y, generalmente, quien tiene las riendas del poder en el partido suele ejercer de “jefe” e imponer su voluntad. Lo hizo Fraga, ese dinosaurio de la política, cuando digitalmente, es decir a dedo, nombró su sucesor a José María Aznar y lo hizo Aznar cuando decidió que quien debía sucederle en el cargo y en La Moncloa fuera Mariano Rajoy aunque le salió mal la jugada y el Registrador de la Propiedad nunca se aposentó en Moncloa. Pero ahora en el Partido Popular no se sabe quien ostenta la jefatura, durante toda la legislatura ha sido el triunvirato formado por Rajoy, Acebes y Zaplana quien ha llevado la voz cantante, monotemática y desentonada, de la oposición con los movimientos estratégicos y en la sombra tanto de Esperanza Aguirre como de Ruiz-Gallardón y siguiendo, en muchas ocasiones, los consejos que sus áulicos consejeros del Mundo y la COPE les lanzaban cada día.

La Presidenta de la Comunidad de Madrid y el alcalde de la capital han venido manteniendo una lucha continua durante ésta y la anterior legislatura. Una y otro suspiran por ocupar el puesto de Mariano Rajoy si éste vuelve a fracasar en las próximas elecciones de Marzo y para ello el mejor camino es estar en la política ocupando un puesto de nivel nacional. El puesto de diputado es compatible con el de alcalde pero no con el de Presidenta de la Comunidad Autónoma por lo que Ruiz-Gallardón estaba en la salida de la carrera con una “prima” sobre Esperanza Aguirre, y ésta no podía permitirlo. Aguirre ha jugado fuerte, incluso amenazando con dimitir si Ruiz-Gallardón iba en las listas, y ha ganado la partida, el mismo alcalde la Madrid lo ha dicho “unas veces se gana y otras se pierde y quien les habla ha sido derrotado”. La esperanza blanca de los centristas que anidan en el nido de la gaviota se ha visto postergado e incluso se habla de que, después de las elecciones, podría abandonar la política.

Y aquí está el meollo de la cuestión. Las damas ganan, una, Ana Botella llegará al sillón de la alcaldía madrileña de rebote mientras su marido se dedica a jugar con sus escasas canas y su melena y la otra, Esperanza Aguirre, puede encontrarse en la salida de la carrera para alcanzar la presidencia del partido en un lugar privilegiado y con todo a su favor ya que los otros posibles aspirantes a suceder a Rajoy han perdido predicamento incluso entre los suyos. Rato prefiere la comodidad y el mayor sueldo de la banca privada, Acebes seguirá en segunda línea siendo martillo de herejes y Zaplana se amparará en las listas de Madrid ya que sus correligionarios valencianos no quieren saber nada de él. Tal vez el 9 de Marzo por la noche, una vez conocido el resultado, nos encontremos con un lloroso Mariano Rajoy que recordará el día en que hizo caso a los duros de su partido y defenestró a la imagen más centrista del mismo. Ese día volverán a aparecer las dagas florentinas en los despachos de Génova y, seguramente, alguna de ellas sea empuñada, metafóricamente claro, por Francisco Camps el actual President de la Comunitat Valenciana, un personaje que “las mata callando”.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris