Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Tremenda y humillante derrota

Pascual Falces
Pascual Falces
viernes, 18 de enero de 2008, 07:03 h (CET)
La osadía de esta ventilada columna no alcanzaría a titular de tal modo el comentario del resultado de la “pelea de gallos” habida en la tarde del martes 15 en la sede del Partido Popular en la madrileña calle de Génova, y en la que se dilucidó, por el momento, el conocido deseo del Alcalde de Madrid para ser figura principal del Parlamento de los Diputados. La contrincante, según el particular estilo político nacional de este remedo de “elecciones primarias”, que tan diáfanas son en los Estados Unidos de América, era Esperanza Aguirre, y quien, también de momento, parece haberse llevado “el gato al agua”.

Efectivamente, el título de esta columna se ha sacado de entre las numerosas opiniones vertidas en los medios tan pronto saltó la noticia, y, en concreto, pertenece al editorial de El País, que tan identificado está siempre con el Alcalde, reniega de sus conocidas posiciones feministas hasta llegar a reconocer que ser derrotado por la Presidenta de la Comunidad, resulta “tremendo y humillante”. Ahí tiene el lector tema para meditar si todavía le queda alguna duda de la injusticia y arbitrariedad mediática.

La caballerosidad está devaluada en esta España de nuestras entretelas. Ni un gesto de “fair play” por parte del Alcalde, tan sólo un berrinche infantil coreado por sus portavoces. Ni siquiera aquel delicado gesto de “manos blancas no ofenden”, aunque, a veces, hacen daño. El Alcalde, en su vanidosa ofuscación, se olvidó de lo que supone enfrentarse a una mujer que se te pone enfrente y con “los brazos en jarras”, y si no, que se lo pregunten al bueno de Epifanio el día que su nuera al intentar consolarla y aconsejarle que no llorase, le espetó: ¡Lloro lo que quiero!... Tanto tratar con Zerolo y apadrinar matrimonio-gays, se ve que ha olvidado como se las gastan las féminas cuando quieren algo, y además tienen razón.

Objetivamente analizados los pormenores que se conocen del “affaire” de la calle Génova, Esperanza Aguirre supo jugar sus cartas, y le ganó por la mano. Tu a tú, cara a cara, y, según corren las noticias en Madrid, parece como si hasta lo hubiera hecho con “luz y taquígrafos”. Que una mujer derrote a un hombre, bajo la óptica de la más moderna y rabiosa “progresía”, puede resultar muy duro, pero nunca humillante. ¿En qué quedamos... paridad para todo, no? Hoy te derrota un político, mañana lo hace una señora, y “chapó”.

Todo lo demás, cuanto se lee y se oye, o roza en la necedad o camina sobre la ignorancia. La ambición de ambos contendientes, pongamos que es similar, si no, no estarían a esos niveles de la política nacional. El alcalde ha culebreado por el ámbito regional sin perder de vista su objetivo final, que, por el momento e insistiendo, lo ve alejarse. Esperanza ha sido consecuente, y en el momento oportuno lanzó su órdago, si es que lo echó, así que no parece propio de caballeros, ni siquiera de hombres, no aplaudir su jugada. Cuando menos, es de agradecerle, que, a excepción del fugaz efecto Pizarro, del día anterior, ha amenizado con picardía femenina el tedioso espectáculo pre-electoral que viene padeciendo este país en los últimos tiempos.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris