Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Lo malo de ZP es que no sabe donde está el límite

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 18 de enero de 2008, 07:03 h (CET)
No hay duda de que el señor ZP se sobrevaloró cuando accedió a conceder una entrevista al director del rotativo El Mundo y, es evidente que, en algunos momentos de la larga conversación que ambos mantuvieron, su subconsciente debió de traicionarle y le jugó una mala pasada. De lo que no hay ninguna duda es de que, después de lo que le dijo a P.J. Ramírez , sea posible que en nuestro país quede alguna persona, medianamente sensata y objetiva, que no haya llegado a la conclusión de que el señor Presidente del gobierno es un ególatra redomado; que ha llegado a creerse estar por encima del bien y del mal; que lo que elucubra en su magín es para él poco menos que infalible y que, en sus manos, España puede moldearse a su antojo por encima de la misma Constitución, de la Justicia y de los mismos españoles. Sin embargo, a pesar de su supuesto dominio sobre sí mismo, no pudo evitar que en algunos momentos, fuera porque bajó la guardia o por la habilidad de su interlocutor, se le escapara alguna verdad. Ya sabemos que no es su costumbre sincerarse con los ciudadanos, porque está acostumbrado a levantarnos la camisa, si se me permite esta traducción de una expresión catalana, que equivale a aquello de “mentir por toda la barba”; pero en una entrevista, que dicen que duró casi ocho horas, no es de extrañar que el cansancio y el aburrimiento pudieran con su resistencia y acabara por sucumbir y se le escaparan algunas incómodas verdades.

En todo caso, lo que es evidente es que dijo cosas suculentas como, por ejemplo, que después del atentado de Barajas, T4, a pesar de que tanto él, como Rubalcaba y la de la Vogue, afirmaron categóricamente que se habían roto las negociaciones con ETA; pusieron a los del PP de chupa de domine por afirmar lo contrario y se colocaron la aureola de inocentes ante sus electores; vean por donde, ahora admite que sí, que se continuó manteniendo el cordón umbilical con los terroristas por si sonaba la flauta por casualidad. Y es que esta fue una entrevista que podríamos catalogar como de tres dimensiones. Por una parte quiso hacernos creer que “España no se rompe”, algo así como si lo que está ocurriendo en el País Vasco y en Cataluña fuera pecata minuta y que las declaraciones, cada vez más temerarias y provocativas, de Ibarretche y Carto Rovira fueran cantos laudatorios a la unidad de nuestra nación. Para él, el Estatut catalán, es algo magnífico y no entraña ningún peligro de ruptura ni lo considera inconstitucional. Será por eso que se están empleando a fondo con el TC, para que lo tenga aparcado hasta que hayan pasado las elecciones. ¡Qué listo es usted, señor Zapatero! Y que rematadamente tontos somos los ciudadanos de a pie que no le vemos el plumero.

Otra dimensión. Los del PP son los malos porque no han querido consensuar con él. Dice que se ha entrevistado con Rajoy nueve veces y ello ha demostrado su voluntad de diálogo. Habría que ver lo que entiende este señor por dialogar. Porque también se han encargado de proclamar en el Parlamento que el PP no quería apoyar la actuación del PSOE en el tema del terrorismo. Lo que se han olvidado de decir es que fueron ellos los que, unilateralmente, infringieron el Pacto por las Libertades y la Ley de partidos cuando se pusieron a negociar con ETA de espaldas al partido de la Oposición. Apoyar no quiere decir que se puedan aceptar de buenas a primeras todas las iniciativas gubernamentales, cuando éstas intentan saltarse los pactos y las leyes. Entonces, señor Zapatero, aceptar sus planteamientos sería como traicionar a la Nación, a las víctimas de los terroristas y a los ciudadanos que quieren que se cumplan las leyes y se respete el Estado de Derecho.

Pero donde ha llegado al summum, al desideratum y a la desvergüenza más absoluta, ha sido cuando ha entrado en el tema económico. Para ZP España es un paraíso y no existen problemas económicos para la ciudadanía. Lo que está sucediendo en la actualidad se arreglará en el mes de abril, después de las elecciones, y aunque admite que en el 2008 habrá menor crecimiento económico, según profetiza: “en el 2009 tendremos unos fundamentos (¿?) que permitirán crecer más”. Veamos si nos aclaramos. Hace poco más de tres meses el señor ZP y el señor Solbes nos decían que no debíamos preocuparnos porque no había peligro de que la crisis hipotecaria de las “subprime” nos afectara; ahora han reconocido que si, que algo no va bien, pero que España sigue perfectamente saludable en su economía. No sabía lo que sucedería al día siguiente y ya nos dice, con toda tranquilidad, lo que va a suceder en el 2009. Me imagino lo que pensará Solbes de los desatinos de su jefe de filas. Y es que, para Zapatero, el que los ciudadanos tengan problemas para llegar a finales de mes no tiene importancia; el que las hipotecas se hayan convertido en motivo de preocupación para los compradores de pisos es una futesa y el que la cesta de la compra amenace con desequilibrar la economía de los ciudadanos de a pie, es algo que debemos aceptar con resignación. Y no me extraña, porque este socialista que nos gobierna con quien quiere tener contacto es con los banqueros para que le financien su campaña y, al pueblo, para lo único que lo necesita es para que le vote. Lo que no reconoce Zapatero es que el último trimestre del 2007 ha sido catastrófico para él porque han aflorado todas las mentiras que nos ha endosado durante la legislatura y ahora, in extremis, se ve obligado a investirse de su cara de cemento armado, para hacer ver que nada tiene importancia y que si nos mintió fue para nuestro propio bien.

Respecto a la defensa del castellano se mostró condescendiente con el comportamiento de Catalunya y el País Vasco, quitándole importancia a que, en ambas autonomías, se hayan olvidado del mandato constitucional para desterrarlo de ellas; ¡cómo va a privarles del gusto de pisotear la lengua oficial cuando necesita su apoyo, y así lo ha dicho públicamente, para gobernar, si es que gana las elecciones del mes de marzo! Lo que es cierto es que, al señor ZP, le importa un comino la Carta Magna porque, tampoco parece que le preocupe ni mucho ni poco que la bandera nacional ocupe su puesto, el que le corresponde, en los edificios públicos. Y, ¿saben ustedes como lo justifica? Pues porque entraña dificultad hacer que se cumpla la ley en determinados territorios de nuestra Nación. ¡Todo un presidente de un estado reconociendo que no sabe, no puede o no le da la gana hacer que se cumpla la Constitución! Así pues, primero nos toma por tontos, después nos oculta sus manejos con los de ETA, más tarde nos niega lo evidente afirmando que no hay crisis y luego nos dice que es mejor no aplicar la ley para que no se produzcan altercados por parte de los separatistas. Esto, señores, no es más que el fruto de su política llena de vaivenes, rectificaciones, omisiones y ocultaciones a los ciudadanos, que ha sido el pan de cada día durante esta legislatura. Y este es el que se postula para volver a coger la batuta del gobierno de España, ¡esto es lo que se dice pegarle una bigotera al electorado!

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris