Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Hablando de señoras…

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 17 de enero de 2008, 07:11 h (CET)
Cosa de hombres al fin y al cabo, ¿no?, y espero no se enfade ninguna de mis lectoras lesbianas, que saben el respeto que merecen a este columnista que, de siempre, ha dado culto al Eterno Femenino. De Cristina, de Cecilia, o Clara, de Hillary, de Esperanza, o “la maleni”, que, también, las folclóricas tienen su imprescindible espacio. ¿Qué hubiera sido de España sin Lola, la Piquer, o Sarita?

Resulta inevitable evocar aquello de “si las mujeres mandasen”… el comienzo de una jota aragonesa de las vendedoras del mercado de Zaragoza para protestar ante el funcionario municipal que les comunicó una subida de tasas. En aquel año de 1898, nuestros soldaditos volvían derrotados de la guerra de Cuba, y en esos días se estrenó la zarzuela “Gigantes y Cabezudos” (Fernández Caballero y Echegaray). En aquel tiempo, el hecho de que las mujeres tuvieran un atisbo de poder era algo tan utópico que sólo se podía presentar bajo aspecto cómico: “Si las mujeres mandasen / en vez de mandar los hombres / serían balsas de aceite / los pueblos y las naciones.”

Pues bien, las generaciones actualmente coincidentes en el recién estrenado siglo, son testigos del comienzo, en “real”, de aquel subconsciente anhelo. La lista de mujeres al frente de la máxima responsabilidad del Estado comienza a ser extensa. Desde la abogada Pratibha Patil, de 72 años, que desde el pasado mes de julio es la primera presidenta de la India, hasta, la socialdemócrata finlandesa Tarja Halonen, pasando por la católica presidenta irlandesa Mary McAleese, o Angela Merckel en la Germanía, hasta Segolene que si no es por el gafe “apoyo” de Zapatero, casi derrota al “veleta” Sarkossy, son representantes del acceso de la mujer al poder.

Por otros rincones de la Aldea, a la economista liberiana Ellen Johnson Sirleaf, la abogada filipina Gloria Arroyo Macapagal y la
psicóloga letona Vaira Vike-Freiberga, se añaden Michele Bachelet en Chile y Cristina Fernández en Argentina que apuntalan una futura América tripulada por mujeres de “cabo a rabo”, si Hillary Rodham de Clinton logra desbancar al negrito Obama en la candidatura demócrata que tiene todas las de ganar tras el desastroso período republicano del inefable George. W. Bush.

Con cierta morbosidad es de recordar el “corte de mangas” de Cecilia a Nicolás Sarkossy, que le vino a decir recién ganada la elección: - ¡Ahí te quedas con tu Elíseo, a mi no me seduce un pájaro como tú por muy “Mr. Le President de la France”, que seas! Algo equivalente, en sentido inverso, debió sucederle a Néstor Kirschner en el salón de estar de la Casa Rosada de Buenos Aires: ¡No te preocupes, cariño, por tener que dejar la Presidencia argentina; yo me presento, y todo se queda en casa! Vaya mujeres…

Queda mucho trecho por delante para que el mandato de las mujeres sea global y se compruebe que el mundo se convierte en la “balsa de aceite” de la jota mencionada. Tal vez el escritor colombiano Álvaro Mutis acierta al decir que "la mujer es siempre superior al hombre" porque, entre otras cosas, es "dueña de la naturaleza, del mundo”. Es decir, el Eterno Femenino; un concepto romántico de la época de Goethe, que, al contrario de quedarse trasnochado, experimenta un glorioso reverdecimiento. Sin equivocados feminismos, la mujer ya no depende del hombre, y está tomando la sartén por el mango. ¿Lo hará mejor? ¿Lo hará peor? Difícil no se lo han dejado: peor, imposible.

Noticias relacionadas

Mucho después del ultimátum

Caminando sobre el alambre más largo de la historia

Donde se habla de un poeta, dispuesto cambiar el mundo

“El camino del Infierno está empedrado de buenas intenciones” Refrán español.

Proverbio árabe

Podemos lleva cuatro años atacado furibundamente por todos

La lista electoral como arma

​En el momento político actual, parece que en algunos partidos está ocurriendo lo mismo: La facultad-arma de hacer listas electorales condiciona todo

Torra burlándose del Gobierno, la Junta electoral y España. ¡Cáspita!

El señor P.Sánchez y su gobierno, con la señora Celaá de encubridora oficial de chanchullos, no han hecho, hacen ni harán nada para parar al independentismo del señor Torra. Tienen demasiado que perder
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris