Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

España, ¿harta de no ser lo que, in illo témpore, Esparta?

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 17 de enero de 2008, 07:11 h (CET)
“Un proverbio africano aconseja no blasfemar contra Dios por haber creado el tigre, sino agradecer que no le haya dado alas”. Manuel Alcántara


Hace un rato, me ha llegado a una de mis direcciones de correo electrónico el siguiente “emilio” de mi amigo del alma Félix Unamuno:

“Dilecto E. S. O., un andoba de Cornago:

“Vengo de sorprenderme al leer que el adulterio estuvo autorizado en la antigua ciudad-estado de Esparta. Quiero decir que las féminas lacedemonias tenían reconocido por ley el permiso para poder comportarse, cuantas veces les diera la gana, como unas casquivanas, siempre que cumplieran, eso sí, a rajatabla, esta sola, mas sine qua non, condición: el amante tenía que ser, necesariamente, más alto y más fuerte que su marido (quien, a pesar de los cuernos, no podía decir ni mu). De lo trenzado se colige que sólo estaban a salvo de (so)portar las onerosas y enojosas astas aquellos espartanos cuya fortaleza, estatura y envergadura (así, todo junto, pero también separado) superara de largo la media.

“Otrosí, la soltería llevaba aparejada la pena del ostracismo o destierro político. Ergo, a los enclenques, enanos y onanistas sólo les quedaba optar entre el exilio (para algunos un elixir) o la cornamenta (que a muchos aun hoy atormenta).

“¿Cuál es tu criterio al respecto? Tengo para mí que hoy hay en este país bastantes mujeres que han dado a escoger a sus cónyuges entre esta doble opción: o fornicio o divorcio. El corolario es claro. El divorcio está en boga.

“Te agradece de antemano la respuesta, desea salud y (man)da abrazos tu amigo,

“Félix Unamuno”.

Acabo de contestarle lo siguiente:

Me temo, dilecto Félix, que poco puedo ayudarte (pues muy poco debe importarte mi opinión) en este asunto. Acaso convendría que tuvieras en cuenta estas líneas de Baltasar Gracián y Morales, que “cásanse algunos con la primera información, de suerte que las demás son concubinas, y como adelanta siempre la mentira, no queda lugar después para la verdad”. Servidor está casado con la Literatura. Al parecer, ignorabas este extremo, que mi estado civil era el de soltero, o sea, mi condición de exiliado.

Te desea un endecasílabo perfecto, “acierto, tras acierto, tras acierto”, tu amigo.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris