Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

Eclipse de Copa

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 16 de enero de 2008, 00:06 h (CET)
Pues a mi sí me gusta el formato de la Copa. Desde los años noventa este torneo viene perdiendo prestigio en nuestro fútbol. El motivo: la dimensión que ha alcanzado la Champions League, cuya magnitud hace que los equipos habitualmente aspirantes a ganar la Copa del Rey prefieran asegurarse un puesto entre los cuatro primeros.

Aunque nadie lo diga en voz alta, un club que disputa la liguilla de grupos de la Champions, aunque luego quede fuera, revaloriza su imagen mucho más que ganando la Copa del Rey. La realidad es esa, los equipos prefieren ser de la clase baja en la élite europea antes que de la aristocracia de la clase obrera.

Hemos vuelto a los tradicionales emparejamientos de ida y vuelta y todos los equipos que disputan los octavos de final son de primera división. En este punto las opiniones se dividen. Hay quien dice que este formato perjudica a los equipos humildes de segunda y segunda B, y que no es justo para ellos. Pero si queremos que la Copa vuelva a tener el prestigio de antaño no podemos convertirla en una ONG.

Además, jugar las rondas a partido único va en contra de la regla principal del deporte: que todos los participantes empiecen con unas condiciones de igualdad. El hecho de que un equipo sea de categoría inferior a otro no es motivo para que su estadio sea el escenario del partido. Y más incoherente es todavía sortear a cara o cruz quién es el local o el visitante cuando juegan dos clubes de la misma división.

La otra corriente, que somos los menos, aboga por el formato actual, el de siempre. De esta forma, y como estamos comprobando, los equipos de primera copan todas las bolitas de las urnas. Y si todo transcurre con normalidad, las semifinales las jugarán equipos de la parte alta de la tabla. De esta forma, podríamos tener un Madrid-Barça o un Atlético-Valencia en semifinales o en la final. ¿Quién se arrepentiría entonces de este formato a ida y vuelta?

El único retoque que le haría a la actual Copa del Rey sería implantar el sorteo libre. Los equipos que pasan de eliminatoria, todos a las urnas y que las manos inocentes decidan la siguiente ronda. Así hasta la final. Los cuadrantes ya condicionados es uno de los virus más perjudiciales para el deporte en general y el fútbol en particular. Después de pensarlo cada temporada, aún no le encuentro la emoción a saber el rival que vas a tener en la siguiente eliminatoria.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris