Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

Aquí se politiza hasta el himno

Rodrigo Gil-Sabio
Rodrigo Gil
miércoles, 16 de enero de 2008, 00:06 h (CET)
Qué quieren que les diga. A mí la nueva letra del himno español ni me gusta ni me deja de gustar. El problema de todo esto es que una petición nacida el mundo del deporte –cuyos protagonistas son los que supuestamente van a a hacer más uso del mismo- se ha politizado hasta límites insospechados.

Me parece bien que Schuster diga que le encanta, que los atletas digan que no les gusta nada, que el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, diga que no es el definitivo… pero lo que ya no me parece tan protocolario es que una ministra diga públicamente que no le gusta nada y que un ministro que lee poesía haga poco menos que un análisis caligráfico de la letra de marras.

En este país no tenemos término medio. Si la escribe Lázaro Carreter, que por qué un académico se dedica a estos menesteres mundanos; si la escribe un parado de 53 años, como es el caso, que si no había mejores letras y persona de profesión reconocida. Pues parece ser que no, que ha ganado sobre otras 7.000 oficialmente registradas. Algo parecido ha pasado con el logotipo de Madrid 2016, una mano de colores que provoca tanto grandes elogios como encendidas críticas.

Lo que es curioso, porque en estas cosas nunca nadie va al fondo, son algunas anécdotas que ha generado en los últimos años nuestro himno. Recuerdo especialmente el de Riego en una Copa Davis Australia-Australia, que era himno oficial de España… ¡en 1822 y durante la II República! La cara de Ferrero, Corretja y compañía era todo un poema mientras sonaba la trompeta de James Morrison, lo que indica que los australianos, al menos en cuestiones de documentación, están hechos unos fenómenos.

Desde 1997, el uso del Himno Nacional español fue regulado por el Gobierno a través de un decreto que homologó la partitura de la Marcha Real Española. Pero no sólo hubo un problema con Australia. En 1967 también sonó el Himno de Riego en vez del oficial en un partido de fútbol Checoslovaquia-España.

Iñaki Urdangarín tuvo que tragarse el himno de Marruecos en vez del español en el Mundial 1999 disputado en El Cairo en la previa de un choque frente a Argentina ante la ira del presidente de la Española, Jesús López Ricondo, que bajó a la mesa en busca de los responsables de tal despropósito. Ese mismo año, los canadienses omitieron el himno español –se sospecha que ni siquiera lo tenían en los mercadillos de la ciudad- en un choque de la Liga Mundial de voleibol. Para paliar el error, nos llenaron de regalos y atenciones. De coña.

Y otra de traca. En 2001, tras la final del Mundial de waterpolo en Japón que España ganó a Yugoslavia (4-2), un fallo técnico impidió escuchar el himno español por megafonía y nuestros deportistas tuvieron que cantar el himno sin música con el ‘la,la,la’ a lo Massiel. Les hubiera venido de perlas la nueva letra del COE…

En fin, que ya tenemos nueva letra pero supeditada a lo que diga el Parlamento. Este tema empieza a hacerse bola e incluso se puede enquistar. De momento, la letra ya se ha filtrado antes de tiempo y Plácido Domingo prepara sus cuerdas vocales para universalizar el tema, que falta hace porque viene un año con Eurocpa de fútbol –ahí no vamos a escuchar nuestro himno ni por equivocación- y los Juegos Olímpicos de Pekín, donde lo mismo tenemos a cuatro o cinco campeones olímpicos aprendiéndose la letra deprisa y corriendo. Que la cante el que quiera pero que veamos muchas banderas de España en lo más alto. Música, maestro.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris