Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La falta de formación religiosa y el entender la cultura

Jesús Domingo Martínez
Redacción
jueves, 17 de enero de 2008, 07:26 h (CET)
"La caída de la formación religiosa está cegando la capacidad de comprender en su verdad el arte cristiano y, en particular el arte sacro". "No es necesario que aludamos al desconocimiento de la historia sagrada por las jóvenes generaciones, incapaces de distinguirla de la mitología pagana, y mucho menos de descubrir en la representación de la historia de la salvación los elementos del clasicismo griego y romano, profusamente utilizados por el arte del Renacimiento y el Barroco en la exaltación estética del catolicismo frente al protestantismo después del Concilio de Trento". Ha sido una de las conclusiones de la exposición "Luminaria", que ha promovido el obispo de la diócesis de Almería.

Y es que la Iglesia no ha creado bienes culturales para su ocultación, sino primero para manifestar la gloria de Dios y contribuir a la salvación del hombre. "El arte sagrado, ha dicho el obispo almeriense, tiene en primer lugar, una finalidad doxológica", es decir, "la alabanza y glorificación de Dios".

Porque Dios es amor, el hombre tiene un futuro de vida en plenitud, de vida sempiterna y de felicidad colmada. El arte sacro canta por eso la creación y narra la historia de la salvación como historia de la vocación humana, de la llamada de Dios a la felicidad plena, que el hombre sólo puede alcanzar mediante la participación de la vida divina.

Por eso no se puede acceder al misterio del templo cristiano si se desconoce la razón de su arquitectura y las representaciones que le dan figura; como no es posible invocar la mediación de los intercesores que, unidos a Cristo Mediador, suplican por nosotros a Dios, sin distinguir entre los santos el lugar singular de María Virgen o la función de cimentación eclesial que la fe otorga a los Doce Apóstoles de Cristo, etc. Sin un conocimiento de las realidades cristianas, de las que carecen muchos de nuestros jóvenes, es difícil entender el arte que impregna la cultura occidental. ¿No les parece que estos hechos muestran que estamos formando hombres desarraigados de su cultura?

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris