Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Necesita Dios trampas, escopetas y venenos?

José Vicente Cobo
Vida Universal
lunes, 14 de enero de 2008, 07:32 h (CET)
Los cristianos originarios en la actualidad, con respecto a la caza, nos preguntamos qué diría al respecto Jesús, el Cristo. Para ello nos orientamos a los Diez Mandamientos. Y en ellos se dice: "No matarás". Para los cristianos originarios esto vale claramente también para los animales. Así como la Regla de oro para la vida: Lo que no quieras que te hagan a ti, no se lo hagas tampoco tú a nadie. Si la aplicamos a los animales, habla en contra de matarlos.

No obstante en la actualidad hay mensajes que van más allá de lo que Jesús, el Cristo, nos pudo decir en su época. Dios vuelve a hablar en la actualidad a través de boca profética. Uno de estos mensajes lleva por título: "Tú, el animal. Tú, el hombre. ¿Quién tiene valores más elevados?" En este mensaje divino hay un párrafo que se refiere a la caza, en el podemos leer: " El orden sagrado de Dios ha pensado en to­do, también en el orden sobre la materia. ¿Aca­so creéis que Dios necesita de vuestras esco­petas, trampas y de vuestros venenos para man­tener el equilibrio ecológico?".

Dios, el Espíritu universal, regula todo a tra­vés de la irradiación de Su orden sagrado. Si el hombre no interviniese en el equilibrio eco­lógico, desde la ley de irradiación de Dios se produciría entonces el orden siguiente: en una especie animal, que por ejemplo aumen­tase en exceso, la fecundación disminuiría en cierto modo automáticamente. En un año o en varios años habría entonces menos crías animales de ésta especie. Esto es un hecho que entre tanto ha sido corroborado por los científicos. La población de animales silvestre se regularía de forma automática. La condición es que las personas se comporten como recomiendan el Sermón de la Montaña y los Diez Mandamientos.

Sin embargo las Iglesias hacen justamente lo contrario. Bendicen a los cazadores pero sobre todo bendicen a los cadáveres que han conseguido los cazadores, o sea justamente lo contrario de lo que nos intenta trasmitir el Espíritu de Dios. Esto es en realidad el menospreciar la vida, todo lo contrario al afirmar la vida y el respeto de todo lo que vive. Sobre todo si tenemos en cuenta que los animales tienen sentidos más sensibles, con frecuencia más sensitivos y finos que el hombre.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris