Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La pata quebrada y la dignidad de las mujeres

Pilar Pérez (Pamplona)
Redacción
domingo, 13 de enero de 2008, 07:47 h (CET)
El diputado del PSOE Pepe Blanco ha vuelto a poner en escena una frase muy antigua y muy muy desafortunada. No voy a entrar a analizarla porque creo que realmente no vale la pena, pero sí que reconozco que me ha extrañado no oir más voces, de mujeres y de hombres, pidiéndole que se disculpe ante todas esas mujeres que actualmente trabajan en casa y que son la mitad de las mujeres de este país y que siguen esperando del Gobierno un trato mucho más justo en privado y en público.

Son todas las féminas españolas las que quieren decidir donde trabajar libremente. Para eso hay que legislar, ahí es dónde debemos emplear las energías de nuestros dirigentes. ¿O por trabajar en el hogar se es menos persona que el señor Blanco? ¿O es que a éstas profesionales, madres de familia a jornada completa, no les va a pedir el voto el PSOE el próximo mes de Marzo?. ¿O es que no han contado con ellas en las medidas sociales que se van a publicitar en campaña electoral? Menos leyes de "falsa igualdad", y más respeto por todas las mujeres, por su libertad y por sus derechos, porque todas trabajan, dentro o fuera de casa, con dedicación exclusiva o parcial y ninguna tiene patas.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris