Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

El último capítulo

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 13 de enero de 2008, 07:19 h (CET)
Desde que el pasado verano, concretamente el 4 de junio, comenzara a emitirse en Televisión Española la telenovela “Destilando amor” que sitúa una trama amorosa en medio de un paisaje mejicano donde las piñas de agave, fruto preciado para obtener el famoso tequila, es el medio salvaje y rural donde se desarrolla una gran historia de amor..., desde entonces y hasta este 10 de enero de 2008 deseábamos conocer el capítulo final de esta romántica historia que ya ha sido líder de audiencia en países como Estados Unidos, México, Chile y Venezuela.

Pero como mantener ese deseo de conocer el final del último capítulo es uno de los trucos o virtudes, eso si es que las telenovelas tienen trucos y virtudes para amarrarnos visualmente a la pantalla, aunque creo que más que trucos o virtudes es que las ponen a esas horas en las que el relax nos impide valorar la categoría del programa que tenemos delante, un programa que a veces nos duerme, a veces nos tranquiliza, y otras nos emociona o nos hace revelarnos contra el pique y el género de todas las telenovelas juntas emitidas en los tiempos de los tiempos; vamos, que no somos conscientes de lo que nos cuentan, ni llegamos a apreciar el acento de sus protagonistas que casi siempre suele ser tan suave como el sueño que nos embarga al escucharlo.

Si hablamos de audiencias y cuotas de pantallas, es decir de la cifra o porcentaje de espectadores que ve un programa de televisión tomado este porcentaje sobre las personas que tienen encendido el televisor en ese momento, podemos decir que el capítulo final de esta historia tequilera alcanzó una cuota de pantalla de un 23,3 % que es como decir que fue visto por 2.170.000 personas de las cuales no sabemos qué porcentaje fue consciente de los cortes que tuvo el capítulo por exigencias del guión o por acomodación de otros programas.

Pero lo que queremos hacer notar es que los recortes que sufrió este último capítulo, al que podríamos llamar a todos los efectos “destilado” afectaron a aspectos importantes de la familia Montalvo, protagonista de la serie, como son los niños herederos de esa gran fortuna que luego vistos los problemas no es tanta pero que por ella y por conseguirla se pelean y difaman.

Si tienen ocasión de bajarse el último capítulo de Televisa que, por cierto, fue emitido en el país de origen precisamente en el día de la fiesta nacional mejicana, se darán cuenta que desde la boda donde el protagonista acude a casarse, como no podía ser menos, montando un precioso caballo blanco, se salta un paso de ocho años. En TVE nos ofrecieron una fiesta donde correteaban niños, muchos niños, pero poca gente pudo darse cuenta de reconocerlos. Pues bien, la parejita en cuestión llega a tener hasta cuatro hijos, niños que corretean por los surcos de agave, y hasta cantan el tema musical de la serie, pero esos niños juegan al corro junto a los hijos de otros protagonistas de la serie a saber: Aparecen dos gemelos, hijos de la hermana y del mejor amigo del protagonista, más otro hijo que no es hijo, sino que es hijo de su primera esposa y del hombre con quien le fue infiel pero que también le llama hijo pues así convivió con él en su primer año de vida. Aparece una niña rubia, es Pili, la hija de la mujer de su primo, primo fallecido porque era el malo de la serie y como tal fallece a lo largo de la historia a manos de la justicia. Y aún está Romancito, el niño de los trabajadores de la finca, descendiente de dos generaciones de obreros que a fuerza de lealtad, trabajo y amistad prolongan la estancia en la finca.

Todos juntos, todos felices, ya sin miedo por las cosechas o por las intrigas familiares, aunque nos privaron de darnos esos importantes detalles así como de los emocionantes abrazos entre los protagonistas. Pensarían que no nos daríamos cuenta. Era el último capítulo de la telenovela revelación del año y cualquier detalle era importante. Menos mal que el título del deseado “FIN” lo vistieron con verdes y exuberantes hojas de agave. Todo un detalle.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris