Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Del vuelo de los gansos al duelo de los mansos

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 13 de enero de 2008, 07:19 h (CET)
(UNAS LETRAS EN MEMORIA DE MI TÍA GREGORIA)

“La muerte de todo hombre me disminuye porque pertenezco a la humanidad. Por eso jamás preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti”. John Donne

Todos hemos visto alguna vez, durante el otoño, cómo los gansos se dirigen hacia el sur, a la búsqueda de zonas más cálidas, volando en bandada y en forma de uve. Está demostrado científicamente que, adoptando dicha formación, los gansos ahorran el 70 % de su energía (fuerzas que, sin ninguna duda, gastarían en el caso de hacerlo en solitario).

Cuando el ganso que va en la punta o el vértice de la uve, quiero decir en vanguardia, se cansa, rápidamente es reemplazado por otro, siguiendo cierto orden o turno.

Asimismo, se ha comprobado que, cuando, por las razones que sean, un ganso enferma o es herido, un par de congéneres, sus ángeles custodios, salen de la mentada disposición o configuración para prestarle auxilio, echarle un ala, cabría decir, y servirle de égida. Permanecen a su vera hasta que el sujeto enfermo se recupera y puede remontar el vuelo o muere. Sólo entonces, habiendo cumplido con su cometido o deber, se unen a otra bandada.

Bueno, pues la inmensa mayoría de los seres humanos, mutatis mutandis, somos como los gansos. Nos apoyamos, sobre todo quienes tenemos una relación más estrecha, los unos a los otros, en las alegrías y en la penas, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, hasta que recobramos la salud (y echamos a volar de nuevo) o nos morimos (y volamos a un cielo donde ya no son necesarias las alas de las ilusiones o los sueños).

Como habrá colegido usted, desocupado lector, la razón de estas líneas, que ya tocan a su fin, no es otra que la que continúa: ayer, a mediodía, recibí el mazazo o desgarrón, la tristísima nueva de que mi tía Gregoria, una mujer trabajadora, sencilla y bondadosa, ejemplar esposa y madre, había finado sus días en este valle de lágrimas.

Esta tarde, Deo volente, toda la familia, todos (la inmensa mayoría de) los deudos de mi tía nos desplazaremos a Cabretón (La Rioja), donde volveremos a juntarnos, para acompañar en el duelo, la misa de funeral y el entierro a mi tío Vicente y a mi primo Miguel.

Descanse en paz, dilecta tía.

Noticias relacionadas

¡Cuidado con Sáez de Santamaría! Sería el mayor error elegirla

Ella ha sido, sin duda, parte importante de las causas del fracaso del PP en el tema catalán

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIII)

"Los trapos sucios se lavan en casa", se repite mucho en el Opus Dei, en referencia a todas estas desgracias

Corresponsabilidad

Amar al prójimo como a uno mismo es la máxima expresión de corresponsabilidad

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris