Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Camino equivocado

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
viernes, 11 de enero de 2008, 07:00 h (CET)
El Valencia se encuentra en una situación que comienza a recordar, marcando las distancias, a aquél Atlético de Madrid que descendió a Segunda División cuando nadie lo esperaba, con una plantilla envidiable.

El conjunto blanquinegro aspiraba a principio de temporada a ser uno de los candidatos al título de liga, pero ya en diciembre el objetivo del club ha cambiado y ahora lo más importante es volver a la senda del triunfo.

El Valencia siempre ha sido un club con movidas fuera del campo. Cuando no era Paco Roig, aparecía algún jugador tipo Romario u Ortega, o toda una directiva presionando al mejor entrenador que ha tenido nunca el equipo. Sin embargo, los títulos y los éxitos siempre han llegado. Ni las lesiones ni los problemas internos entre Quique y Carboni son fueron excusa para justificar un mal inicio de Liga.

Pero esta temporada es distinta. No sólo el equipo y la plantilla, sin todo el club, ha perdido el rumbo. Nadie sabe con certeza hacia donde se dirige el Valencia y hasta donde puede llegar el fin de su caída.

La imagen que muestran los directivos valencianistas no hace más que generar más controversia, comenzado por el propio presidente impuesto del club. Nadie confía en unos dirigentes que sólo se asoman para salir guapos en la foto de la evolución del nuevo estadio.

Pocos dudan que cuando el Valencia cambie de casa, Bautista Soler se marcharán. Y muchos ya están rezando para que las obras no se retrasen.

Soler entró en el Valencia gracias a las acciones que adquirió y las que le cedió su padre. En su momento, la decisión era volver a los tiempos de Paco Roig o dar una oportunidad a un hombre que anunciaba profundos cambios para adaptarse a los nuevos tiempos.

Las acciones y no los votos, le dieron el puesto de presidente de a Bautista Soler. Y el Valencia tiene o tenía hasta hace muy pocos meses, el mejor equipo de su historia, está construyendo el estadio más avanzado de Europa, pero nunca se llenará si los resultados continúan igual.

La tranquilidad es algo que parece imposible de encontrar en Mestalla, pero ahora, junto a la paciencia, son dos características que debe imponer el club. Para volver a su lugar, tendrá que trabajar y sobre todo poner ganas.

Sólo importan los resultados y para ello hay que tener muy claro que, juegue quien juegue, antes que nada está el equipo. Ningún jugador es más importante que el Valencia.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris