Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Familia y educación   -   Sección:   Opinión

A buenas horas mangas verdes

Emili Avilés
Emili Avilés
viernes, 11 de enero de 2008, 06:33 h (CET)
Ante un año nuevo conviene ser optimistas, pero asusta que algunos políticos quieran disimular la cruda realidad. Es que son demasiados los errores que no se acaban de reconocer e incluso quieren que los olvidemos. Por ejemplo, se dispara el coste de la bolsa de la compra, se hacen inversiones públicas mil millonarias sin criterios de calidad para cumplir los objetivos, suben descontroladamente las hipotecas, aumenta el desempleo, nos avisan nuestros vecinos de que estamos en clara recesión económica y ni caso, hemos visto humillantes cesiones ante la lacra del terrorismo, se constatan impunes infanticidios, se es autocomplaciente con un sistema educativo débil y desmotivado frente a los retos del siglo XXI, asistimos a un sectarismo escandaloso en numerosos medios públicos de comunicación, quien pide justicia y comprensión es a menudo ninguneado o insultado por defender pacíficamente unas opiniones, etcétera, etcétera. Y encima parece que aquí no pasa nada. Si acaso, la culpa nos la echan a los padres de familia porque no estamos bien instruidos, o quizás a algún gobernante anterior, o nos limitan lo que hemos de comer, o nos asustan con restricciones en bienes básicos de consumo.

El caso es que muchos políticos ven como lo menos importante servir a las personas y lo muy necesario conseguir su voto, como sea. ¡Basta ya! Su incoherencia e insensatez nos puede pasar factura a todos. La realidad no admite rebajas. Quien no quiera analizar ni valorar sus equivocaciones, ni lo que ocurre, ni la libertad, ni el respeto hacia todos los demás, en el fondo es que prefiere desentenderse de ser persona, o sea, de vivir como un ser social. Son conductas típicas de la mediocridad y el autoritarismo.

En lo económico, parece que el Sr. Solbes, este jueves, nos aclarará algo en el Congreso. A buenas horas mangas verdes. En lo social, también las libertades individuales han de poder ser defendidas y garantizadas por el poder público, sea cual sea la arbitraria moral de quien nos gobierne.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris