Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

La mujer de los dos rostros

Xabier López de Armentia
Opinión
jueves, 10 de enero de 2008, 06:33 h (CET)
Benazir Bhutto, una mujer de rostro esperanzador y corazón frío; una mujer de rostro hierático y corazón pasional. Las dos caras de una misma moneda.

Acostumbrada desde su vuelta del exilio a Pakistán a continuos halagos y ser el eje de las esperanzas de cambio de muchos pakistaníes, nos tapó la visión de la otra realidad que emanaba de su figura. La visión occidental impregnada de odio y desprecio al fanatismo islámico adornada con la hipocresía democrática que goza de tan buena salud en la mayoría de las democracias occidentales.

Miles de palabras de agradecimiento por lo que representaba para Pakistán, para muchos una esperanza de cambio, de democracia y de progreso, se cuelan hoy en día en nuestros informativos, emisoras y rotativos de medio mundo. Todo son alabanzas y tristeza por su asesinato.

Resulta imposible repasar la historia de esta “pequeña revolucionaria” y no pensar en que podría haber sido un peón más del ajedrez colocado por Estados Unidos. Encontrando en ella y en su trayectoria muchas similitudes con América Latina y sus traumáticas experiencias a base de golpes de Estado y Dictadores entronados por terceros países. Colocar y derrocar a un Dictador está a la orden del día, véase la política exterior de Estados Unidos.

Benazir, una progresista a medias. Democrática pero retrograda. Casada por decisión familiar y no por amor. Una mujer acostumbrada a mandar en su partido, el Partido del Pueblo de Pakistán, del cual era presidenta vitalicia, siendo el mismo parte de los “bienes” intangibles de la familia Bhutto. Imponía su voluntad con una retórica aplastante entre sus seguidores, debido en parte a su excelente formación académica en Oxford y Harvard.

Benazir ostenta el honor de ser la primera mujer en llegar al poder en un país musulmán, en tiempos donde ni en Washington o Paris asomaba la cabeza una mujer en altas esferas (1988). Teniendo como estandartes políticos la lucha contra el fanatismo y la corrupción en su país, poco o nada hizo por frenar la corrupción, en un país en el que ella también se sumo al carro. Su marido Asif Alí Zardari, sus amistades, sus aprovechamientos económicos por su cercanía al poder cubrieron un tupido velo sobre su carrera política convirtiendo su partido en un “clan” al más puro estilo de la mafia siciliana, bajo el socorrido lema occidental “O con nosotros, o contra nosotros”.

Destituida tantas veces como entronada en el poder, Benazir nunca dejó de pactar con el Diablo. Pacto con los militares y los servicios de inteligencia financiar y armar a los Talibanes afganos. Esa obsesión por el poder amparada en un discurso que para la Comunidad Internacional era idílico y democráticamente perfecto le pasó factura a lo largo de su carrera política. Su ambigüedad y la falta de derechos humanos y condiciones democráticas en Pakistán, unido a su fatal desenlace, asesinada en un macabro atentado terrorista, con pistola o bomba de por medio ¿Qué mas da?, truncaron la esperanza de un cambio.

Lo que me pregunto es ¿Qué tipo de cambio?. ¿A mejor o a peor?. Sadam Hussein era un dictador y un asesino, pero miremos como está Irak ahora. ¿Está mejor o está peor?

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris