Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La Estrella de Belén y los Magos de Oriente

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
miércoles, 9 de enero de 2008, 06:37 h (CET)
La Estrella de Belén la recordamos, sobre todo, en Reyes. Preguntan los Magos en Jerusalén: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y venimos a adorarle» (Mateo, 2,2). ¿ Quienes eran los magos, "magoi" en griego? Gente estudiosa de las estrellas, sacerdotes persas y babilónicos. Los magos viajaron al menos mil kilómetros para ver a Jesús, al que regalaron ricos y simbólicos presentes de oro, incienso y mirra.

Aquella Estrella se ve en Oriente y se dirige hacia Jerusalén. ¿ Sería la conjunción planetaria de Júpiter y Saturno acaecida en la constelación de Piscis hacia el año 7 antes de Cristo? Cristo nació 7 años antes del que partimos en el calendario - dicen los historiadores-. Sobre ese fenómeno astronómico se preguntaron Kepler en 1603 y, en 1925, P. Schnabel, quien descifró la escritura de una tablilla neobabilónica que se halla ahora en el Museo estatal de Berlín. Para mí, no resulta extraño: Dios, Señor y Dueño del mundo, puede valerse, para realizar sus planes, de las leyes que él mismo ha dado a la naturaleza. La estrella parecía moverse «delante de ellos» (Mt 2, 9). ¿Por qué aparecía y se ocultaba? ¿ No sería porque la conjunción entre Júpiter y Saturno en el año 7 a.C., sucede en tres momentos: del 29 de mayo al 8 de junio, del 26 de septiembre al 6 de octubre y del 5 al 15 de diciembre?

El atractivo de los Magos de Oriente no tiene parangón con los cuentos de hadas con que pretenden envolverlos ahora, privando a los niños de esa rica y hermosa tradición que tan felices nos hicieron a nosotros y a nuestros padres y abuelos. ¿ Un afán de esnobismo cutre? ¿ Otra más del relativismo? Los Santos Reyes Magos siguen vivos ante Dios, y yo cada año les pido algo para los niños. Este año les pediré tres cosas: la abolición de la ley del aborto en el mundo, la estabilidad de las familias y la protección de la educación de los niños.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris