Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Zapatero tiene razón, pero no toda

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
jueves, 10 de enero de 2008, 06:33 h (CET)
Zapatero tiene razón cuando afirma que "nadie puede imponer ni fe, ni moral, ni costumbres, sólo respeto a las leyes". Ciertamente, la fe, la moral y las costumbres no se legislan, pero tampoco se puede legislar en contra de la fe, la moral y las constumbres.

La aconfesionalidad del Estado supone respeto a todas las ideologías, creencias y opiniones. No privilegiar unas, pero tampoco perjudicar otras. Y no siempre todas las leyes, sean de derechas o de izquierdas, se inspiran en esta neutralidad. No hay que confundir Estado “laico” con el “laicismo” del Estado; aquel es neutral, este es beligerante.

De aqui el derecho a la objeción de conciencia de los ciudadanos. Y, sobre todo, el derecho de los ciudadanos libres a opinar y a mostrar su acuerdo o desacuerdo con lo que se legisla, y esto independientemente de su obligación de acatar las normas democráticamente aprobadas.

La simple aprobación democrática de una norma no significa forzosamente que sea justa, ética, moral, o conveniente, supone sólo que es de obligado cumplimiento. Nada más. Por esto las normas se cambian o se derogan con frecuencia por los mismo órganos democráticos.

La bondad o no bondad de una norma es de libre juicio de las personas y de la sociedad, no del Estado. Una norma se puede considerar más o menos buena, o mala, según distintos criterios y situaciones. Su adecuación a la naturaleza de las cosas, al sentido común, al respeto de las personas –a su libertad, integridad , dignidad y conciéncia- son criterios básicos, son derechos fundamentales.

Se podrá votar y aprobar, democráticamente, la existencia o no existencia de Dios , pero en nigún caso una decisión así comportará que Dios exista o no exista. Hay cosas que no entran por la rendija de una urna. En nombre de decisiones democráticamente aprobadas se han cometido muchas barbaridades.

El derecho positivo (el aprobado como normas) no siempre está conforme con el derecho natural (el que deriva de la naturaleza: de las cosas y de las personas. De aquí la importancia de la libertad de conciencia, de opinión y de manifestación de todos los ciudadanos. Es la salvaguardia de las tentaciones totalitarias en nombre de la democrácia puramente formal.

____________________

Wifredo Espina es periodista y abogado.


Noticias relacionadas

Resumiendo la vergüenza

Los políticos tocan las palmas y mientras los ciudadanos nos ponemos a bailar

Regreso 2020; Caracas

Viaje sin retorno

Performance político

Pensar que hay que tocar fondo para poder levantar cabeza, me llena de incertidumbre

Medir las miserias en un planto

Si no fuéramos consumidores de los temas morbosos, todo ésto quedaría saldado

¿Será Sánchez capaz de pensar en España?

“Es evidente que el espíritu de consenso que inspiró la transición democrática está definitivamente enterrado”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris