Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La titulomanía

Francisco Arias Solís
Redacción
martes, 8 de enero de 2008, 03:02 h (CET)
“Oh, Salamanca, entre tus piedras de oro
aprendieron a amar los estudiantes
mientras los campos que te ciñen daban
jugosos frutos”.


Miguel de Unamuno

El título o diploma garantiza determinado aprendizaje. Será, pues, tanto más valioso cuanto mayor sea el prestigio alcanzado por el centro docente que lo otorga, y ello en función de sus programas, medios, tradición y profesores. En cambio, es una aberración hacer del título una exclusiva, una especie de garantía de reserva de determinada parcela de actividad laboral.

Con la equívoca denominación “intrusismo profesional“ se defienden más veces privilegios particulares que intereses sociales. Sólo debiera hablarse de intrusismo, en sentido estricto, cuando se accede a un trabajo en función de un título que no se posee, pero en modo alguno cuando el trabajo se ejerce sin alegar dicha posesión. Sobran ejemplos de magníficos, e incluso cimeros, profesionales, que no proceden de los estudios reglados; no sólo entre las profesiones más imaginativas -como puedan ser la publicidad, el periodismo, las relaciones públicas, etcétera-, sino incluso en otras de conocimientos técnicos muy complejos, como la arquitectura o las ingenierías.

Es natural que el empresario sensato recurra, preferentemente, a los profesionales titulados -más por lo que ello refleja de adaptabilidad que de capacidad-, pero imponer legalmente la exclusión de cualquier otro sistema de aprendizaje que no sea el reglado a través de centros reconocidos, sería, ciertamente, un totalitarismo cultural, fomentador por ende de la titulomanía y de los compartimentos estancos. La sociedad tiene medios más razonables de protegerse contra los charlatanes y los estafadores, que muchas veces no están donde parece porque, en definitiva, es más fácil falsificar un título que unos conocimientos.

Más intruso que quien carece de título, es el que Dios sabe cómo lo habrá conseguido, porque ignora casi todo de la profesión que ejerce. Antes que proteger la utilidad del título -el “status” que proporciona-, convendría asegurar la calidad de los estudios que certifica. Y como dijo el poeta: “Despacito y buena letra: / el hacer las cosas bien / importa más que el hacerlas”.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris