Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La familia es hermosura de vida

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
martes, 8 de enero de 2008, 03:02 h (CET)
Escribe María Rey en un diario gratuito (3-1-08), con el título "La familia es un sufrimiento". Yo me pregunto: el divorcio exprés, ¿se basará en el mismo supuesto de María, pues rompe la familia? Mi experiencia personal y familiar es diametralmente opuesta a la de María. ¿Qué daría yo a cambio de mi familia? Es lo más grande que Dios me ha dado en la vida, lo que más agradezco.

Mi padre estuvo enamorado de mi madre toda su vida y fue longevo; mi abuela tenía siempre en los labios a mi abuelo aún en su viudez; creo que yo vivo mejor y más feliz con mi marido que sin él, y mis hijos son mi mayor tesoro. Lo bueno hay que cuidarlo. El amor, como la hoguera, se mantiene por el agregado de combustible: no deben faltar en el amor los detalles cotidianos: un beso, el detalle de un regalito, una mirada de atención... Sé que hay matrimonios de una convivencia tan difícil como sería la de un ratón y un gato; pero estas cosas son anecdóticas, no se pueden generalizar. ¿Sabe una cosa María? Proporcionalmente es mayor la violencia doméstica en uniones de hecho que en matrimonios consolidados. El matrimonio, base de la familia, es la unión amorosa del hombre y la mujer que viven de modo estable y abiertos a la prole. Es lo más hermoso que pensarse pueda. Amar y ser amados, ¿no es lo mejor? Los casados están disponibles para los momentos de alegría y de tristeza, que comparten. Yo hablo de familias leales, de matrimonios fieles, que se desviven los unos por los otros. ¡Qué triste llegar a casa y no tener quien te espere!, que sólo cuentes por tu rendimiento personal, que te quieran por interés, no por ti mismo. ¡Qué bueno que seas importante porque eres tú y nada más!, lo mismo si estás sano que si te pones enfermo, si ganas mucho que si ganas poco o nada. Esto se da en la familia, y nada más. Cuando el exterior es gélido e incluso hiriente, sólo en la unión de la familia se fortalece el ánimo y se encuentra paz. Quien defiende a la familia defiende a la Humanidad.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris