Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La parte por el todo  

Ya te llamo

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 6 de enero de 2008, 07:23 h (CET)
Una vez escuché que alguien decía que hay promesas que, en el momento de pronunciarse, uno sabe que no van a ser cumplidas. Hasta el momento de traducirse en palabras nada impide retirar la propuesta, pero cada fonema pesa como una losa en la memoria del otro.

Por eso, lo ideal a la hora de abrir la boca sería pensar antes en la intención y en las posibilidades de realización de la situación que prometemos con relación a otra persona.

Básicamente, podemos hablar de una intención positiva y una intención negativa. La primera supone que la promesa es una declaración firme de intenciones hacia la realización del objeto. La segunda es una huida hacia delante.

Esta segunda manera de tomarse una promesa es muy probable que desencadene una serie de circunstancias que lleven a la no realización efectiva de lo prometido. Es éste el tipo de promesas que uno sabe que no va a cumplir y a las que me refería al principio.

Solamente suponen un problema para alguna de las partes cuando quien recibe la promesa piensa que la intención del otro es la radicalmente opuesta. Por el contrario, cuando están de acuerdo las dos partes se liberan ambas en algún sentido y la promesa suele actuar como pacto de terminación de la relación social a distintos niveles. El ejemplo más claro es el “ya te llamaré”.

Pero si la intención es positiva, la resistencia al éxito en la puesta en práctica es escasa y, aun así, el resultado es una falta en la transición de la potencia al acto, entonces estamos ante un sabotaje del proceso.

Al limitarme anteriormente sólo a las intenciones de quien promete, dejo de lado voluntariamente las intenciones de quien recibe la promesa. Es en este momento cuando cabe decir que, en cualquier caso, si el receptor no quiere que la promesa se lleve a cabo, ésta no se efectuará o se efectuará de manera insuficiente.

Una sola exposición a un fenómeno de tal naturaleza es suficiente para que un “prometedor” deje de creer en el contrato que supone una promesa y concluya, apenado, que algunas promesas nacen para no ver culminada su finalidad sin saber que, en ese mismo instante, la promesa dejaría de serlo.

Porque no hay promesas sin la intención de realizarlas. Todo lo demás son diques de contención ante la fuerza de la mar que son las relaciones sociales.

Noticias relacionadas

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad

​Bruselas tensa las relaciones con Trump, apoyando dialogar con Maduro

Las dudas y la debilidad de la UE condicionan un apoyo explícito a Guaidó, el único presidente legítimo de Venezuela

​La sonrisa de Casado

Los que no quieren que gane la derecha que no se queden en casa o voten en blanco

​Los actos oficiales de inauguraciones prohibidos a partir de marzo

La convocatoria de elecciones pone en marcha la normativa de la campaña

​Vuelve el debate del aborto

Josefa Romo Galito
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris