Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Mentira masiva en añada pasiva

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 6 de enero de 2008, 07:23 h (CET)
Enfrente de los ascensores, en la sala de espera sita en el fondo, en el segundo piso del Centro de Salud “Santa Ana”, en la capital de la ribera ibera de Navarra, un anciano que estaba a punto, quiero decir, en trance de (pues le faltaban apenas quince días para) subir y estrenar el primer escalón de la década nona, ha acudido a la consulta de su médico de cabecera o familia (como se les llama a los tales ahora) para que éste le diera y comentara los resultados de los últimos análisis de sangre y orina y del electrocardiograma que le habían hecho en varios habitáculos de la primera planta del susodicho edificio la semana pasada.

– José Blanco (se ha encargado de hacer el llamamiento –que no miento-, de pronunciar el nombre y primer apellido del casi nonagenario, la persona que acompañaba a la señora recién visitada, recetada y prescrita, que en esos precisos momentos, asidas del brazo, dejaban atrás la puerta del consultorio).

– Siéntese, por favor. ¿Cómo se encuentra, don José? (le ha preguntado el galeno a su provecto paciente, tras ofrecerle asiento, nada más ingresar el último en la mencionada consulta).

– Inmejorablemente; como un Pepe, roble o tenorio, doctor. Estoy como un chaval. Tanto es así que ni siquiera me extraña un ápice haber dejado en estado de buena esperanza a mi actual y dilecta pareja sentimental, una habanera de bandera y, como acabo de decirle, encinta, que aún está transitando por los dominios o pagos de la primera mitad o tramo de la treintena.

– ¿Cómo?

– Lo que oye, don Francisco.

– Si no se lo toma usted a mal, me gustaría contarle, a propósito de lo dicho, una conseja, fábula o patraña con sabor añejo.

– Pues, arránquese. No dilapide más tiempo y nárrela cuanto antes.

– En cierta ocasión, un varón (y acaso también barón), al que le entusiasmaba la caza mayor, el primer día que se levantó la veda, salió tan a escape de su casa que, en lugar de tomar la escopeta, lo que cogió fue el bastón, que estaba a su vera. Ya en el coto, apareció, de repente, un jabalí; así que, raudo, asió su cayado o cachava, se perfiló, apuntó, disparó (bueno, hizo la mención de disparar) y...

– ¿Qué ocurrió entonces, don Francisco?

– Que, milagrosamente, el jabalí cayó herido de muerte a dos palmos de las punteras de las botas que calzaba el varón/barón, porque…

–… está claro, cristalino; otro cazador sacó su arma de verdad e hizo diana.

– A ese hito o encrucijada quería llegar servidor, don José.

– Pues no entiendo qué parte de la moraleja de la parábola me toca a mí o tiene que ver conmigo, de veras.

– Entonces, déjelo estar; porque me temo que será peor el remedio que la enfermedad; y bochornoso (y aun en grado elativo, superlativo) para mí tener que explicarle a usted la mentira más el IVA, esto es, el invento verosímil para ancianos, en añada pasiva.

– ¿Engañado por quién?

– En a-ña-da pa-si-va, don Jo-sé, en a-ña-da pa-si-va (concluyó, deletreando, el doctor).

El anciano puso cara de haberse quedado in albis, a dos velas. En resumidas cuentas, que con él no iba el caso o la cosa, oiga (o, mejor, lea).

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris