Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

Paleoprogres

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 5 de enero de 2008, 02:02 h (CET)
Debo confesarlo: pocas cosas me han causado tanta hilaridad como la reacción, entre sorprendida e histérica y sintomática de la decadencia intelectual de toda una generación, del diario “El País” (curiosa la transición viene efectuando dicho medio de un tiempo a esta parte: de sectario a simplemente estúpido) escasas horas después de haberse celebrado en Madrid el acto en defensa de la familia cristiana, que logró congregar, para sorpresa de algunos, a casi dos millones de personas en la plaza de Colón.

“Teocons” es la cursi-palabra inventada por algún miembro de la logia anticlerical que anida en las páginas de ese diario que en su día fue fundado por un grupo entre cuyos miembros no se encontraban ni Cebrián ni Polanco, agonizante ya la dictadura franquista, con el fin de convertirse en el referente del pensamiento liberal.

Y digo anticlerical que no es lo mismo que agnóstico o ateo; la diferencia estriba básicamente en la intolerancia congénita de los primeros, que son los mismos del laicismo radical que quieren encarcelar, en nombre de la libertad [de la checa], a locutores o escritores molestos y elevar a categoría de “democrática” la quema de libros de los mismos. Son los paleoprogres. Los carcas de la “neo-inquisición”.

Inquisición laica que anda asustada, semanas después del estrepitoso fracaso de la convocatoria ciudadana realizada por todos los partidos políticos y sindicatos, que si de algo se han enterado en esta legislatura es de que la calle no es de la izquierda ni de la derecha, sino que es de todos los ciudadanos, por el músculo social, fuerte y vivo, demostrado por la Iglesia.

Claro que la posterior actitud antidemocrática de la izquierda en general y del PSOE en particular, cuyos dirigentes confunden legal con democrático y legítimo, Estado con Partido, democrático con la voluntad del Caudillo ya no causa risa alguna. Los de Rodríguez Zapatero exigen, por boca de ese faro y guía de la izquierda española que ahora pregona su catolicismo llamado José Blanco a obispos y ciudadanos católicos que se callen y no opinen ni critiquen al gobierno, que para eso no se presentan a las elecciones: “Tienen dos opciones: o presentarse a las elecciones o mantenerse al margen de la política”, escribe en su bitácora el número dos del PSOE. Vamos, que la libertad de expresión, para los del PSOE, acaba en el mismo momento en que la expresión vertida no resulta del agrado de la nomenclatura. Así, para opinar ya están periodistas, sindicatos, oenegés progres de todo pelaje, Savater, los Bardem, la SGAE/ZGAE, Peces-Barba, Buenafuente, Gabilondo, Eva Hache, la ONU y la Federación de Gays, Lesbianas y Transexuales.

No me digan que no dan miedo. Son totalitarios.

Noticias relacionadas

Otra incongruencia. Déficit mundial de azúcar

Domingo Martínez Madrid, Burgos

Otra oportunidad

Carlos Castro Martínez, Valencia

Perdón para curar las heridas

Jesús Martínez Madrid, Lleida

¿Hacia dónde?

Xus D Madrid, Girona

Es puro teatro

José Morales Martín, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris