Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Aborto. Que doblen las campanas

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
viernes, 4 de enero de 2008, 03:38 h (CET)
Recientemente ha sido noticia la crueldad de clínicas abortistas de Barcelona y Madrid. Que la protección de la vida humana es una exigencia de nuestro ordenamiento jurídico, es una realidad; pero sólo en el papel. Hoy se mata a infinidad de niños en los "abortorios", que no clínicas, pues nada curan. Única condición: que no estén inscritos en el Registro. Al niño lo envenenan con sobredosis de digoxina para que nazca muerto, o bien le practican a la madre una minicesárea o le administran prostaglandinas para inducirla al parto. El bebé vivo va al cubo de residuos sanitarios y, cuando ya ha muerto de inanición, a la basura; si muere envenenado antes de nacer, pasa a la trituradora y, de aquí, al desagüe hecho una pasta; otros van al laboratorio para hacer con su cuerpecito despiezado, productos de cosmética o alquitrán. ¿Eso es humano? ¿Eso es progresista? Si eso es progresista, yo me enorgullezco de ser conservadora. ¿Es factor de progreso la muerte? El progreso es crecimiento, esperanza, y se da solo en la vida. El aborto es señal de egoísmo, ambición, confusión, impiedad, barbarie. Quienes lo practican o lo aprueban son enemigos de la Humanidad. En el abortista, por mucho que presuma en su ignorancia o inmoralidad, se cumplen las palabras de Hobbes: "El hombre es un lobo para el hombre".

Al ser humano se le trata como si fuera una cosa, peor que a un animal, al igual que hacían los nazis a mediados de siglo, aunque éstos respetaron siempre al nonato (también respetaron la familia). El aborto, todo aborto y en cualquier fase, es el horror mayor, el espanto supremo. No hay palabras en ningún idioma capaz de reflejar la maldad del aborto. No me extraña que haya habido madres sensatas y heroicas que hayan preferido morir, a enfrentar a su hijo a esa muerte cruel.

¿Protege el poder político a los niños nonatos? Gravísimo: el poder político en España, ha hecho dejación de deberes Como se ha visto, no ha habido inspecciones en los "abortorios" y allí cualquier madre embarazada y en cualquier momento de la gestación ha podido abortar. Y ahora, ¿se atreverán a inspeccionar todas las clínicas? ¿ Temen tener que cerrarlas todas o casi todas por incumplimiento de la ley o porque con su aplicación estricta apenas tendrían clientes? Ya no se trata de despenalización del delito de aborto en casos límite, sino de laxitud ante en el incumplimiento del deber que tiene todo hombre de respetar la vida humana. ¿No nos merecemos un suspenso en el respeto de los derechos humanos? ¿ Por qué se creó una ley de aborto como si no bastaran los atenuantes de la ley general para los casos límite? Seamos sinceros: se trataba de tener una excusa para crear una cultura de la muerte y disminuir la población ( oficialmente, dos millones de personas faltan a nuestras mesas desde 1985, cuando se aprobó la ley injusta del aborto, y ninguno sobraba).

Los abortistas se autodenominan progresistas o modernos, y matan a bebés incluso a punto de nacer o viables. Los matan sin mirarle el rostro, no sea que la compasión aflore a sus pechos. Matan tras el vientre materno, a semejanza de Hamlet, el del drama de Skapeare, que asesinó a Polonio tras una cortina. ¿No es eso hipocresía? "Nunca los he mirado, nunca"- respondía una doctora abortista a un médico que la interrogaba. Sí, la ley del aborto es cainita e hipócrita.

Dan ganas de llorar ante tanto niño muerto sacrificado en el inicio de su vida; ante tanto terror proveniente de duras entrañas sedientas de dinero, de gloria vana o de votos. No podemos aguantar: que doblen las campanas ante tanta injusticia, que los católicos hagan misas de expiación, que tanto horror clama al Cielo. Gracias a la Iglesia española por la Concentración por la familia, santuario de la vida. ¿ No deberá haber más concentraciones por la vida en todas las ciudades y pueblos para defender al niño no nacido? Llevaba razón el filósofo y escritor Julián Marías, Premio Príncipe de Asturias, al decir que la aceptación social del aborto, junto con el terrorismo organizado y la difusión de la droga," es lo más grave ocurrido en nuestra época".

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris