Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Crítica de música   -   Sección:   Música

El otro concierto

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
miércoles, 28 de mayo de 2008, 06:44 h (CET)
Desde hace muchos años los amantes de la música clásica madrugan el primer día del año para, sentados ante el televisor, presenciar el concierto que se celebra en Viena y en el que siempre son las piezas de Strauss las elegidas por el director de turno, que suele ser alguna de las más valoradas batutas internacionales. Pero este año, los amantes de la buena música hemos tenido ración doble, por la mañana con los ojos todavía enrojecidos por la fiesta de la noche anterior hemos aguantado polkas y valses y por la tarde algunos aún han seguido la fiesta melómana acudiendo al Gran Teatre del Liceu de Barcelona donde Woody Allen y su banda, la New Orleans Jazz Band, iniciaban su gira española que les llevará también a San Sebastián, La Coruña y Santander. Todo un lujo para comenzar el año con buen pie.

En un Liceu con todas las localidades vendidas el cineasta y sus músicos fueron calentando poco a poco al personal, pese a la frialdad innata del clarinetista y director de cine neoyorkino. No es que el público saltara y bailara entre las butacas pero si que seguían, a veces con timidez y en ocasiones con entusiasmo, los ritmos que Woody y los músicos de su banda iban interpretando. Poco más de hora y media estuvieron los músicos sobre el escenario desde el que Allen manifestó su satisfacción y alegría por volver a tocar en Barcelona donde este verano, mientras rodaba el film que se estrenará el próximo otoño, ya lo hizo en público en un par de ocasiones en el Café Vienés del Hotel Casa Fuster junto con Eddie Davis, director de la banda, y Conal Fowkes, pianista de la misma, y donde también ensayó en más de una ocasión. Desde el jazz más tradicional hasta concesiones a lo latino como “Para Vigo me voy” de Lecuona esa música nacida a orillas del viejo Mississipí y que lo mismo sirve para funerales, fiestas de cumpleaños, prostíbulos o Iglesias de Nueva Orleáns, Allen “dixit”, se paseó por todos los rincones del Liceu de Barcelona.




La banda, al completo. De izquierda a derecha: Jerry Zigmont, trombón de varas; Simon Wettenhall, trompeta; Eddie Davis, bajo y director de la banda; Greg Cohen, contrabajo; Conal Fowkes, pianista; y John Gill, batería en la banda y guitarra y voz en la "jamm" improvisada en el Café Vienés.


Pero, para mí, el concierto llegó más tarde cuando mientras estaba cenando en el Café Vienés entraron los músicos de la banda al completo. El único que no acudió a la cita con las viejas paredes modernistas del café fue el clarinetista, seguramente debido a compromisos familiares que le tuvieron alejado del local donde este verano le vi ensayar en un par de ocasiones, y ello a pesar de estar, tanto él y su esposa como toda la banda alojados en Casa Fuster. Cuando saludé a mis viejos conocido Conal Fowkes y Eddie Davis me dije “habemus jamm” y efectivamente todos traían consigo sus instrumentos excepto, naturalmente, el piano y el contrabajo ya que por la incomodad de su traslado utilizaron los mismos que el trío que estaba amenizando la velada.

Aquello fue inenarrable, los músicos de la banda, en ocasiones solos o en ocasiones junto con algún músico ajeno a la New Orleans Jazz Band, dieron un improvisado recital de cerca de cuatro horas que se nos hicieron francamente cortas. El sonido de la música de Orleans se expandía entre las columnas del Café Vienés donde el público no podía creer en lo que estaba viendo, los mismos músicos que hacía menos de dos horas habían tocado en el Liceu ahora estaban allí, a pie de pista, tocando como si de una reunión de colegas y amigos se tratara. Entre trago y trago de cerveza o vodka John Gill, el batería de la banda, aquí tocaba la guitarra y, con estupenda voz, cantaba desde un blues a un rock pasando por algún que otro estándar de Johnny Cash mientras Jerry Zigmont improvisaba solos con su trombón de varas utilizando cualquier cosa como sordina, a sus solos correspondía la trompeta de Simon Wettenhall sabiamente tocada por este trompetista que también se destapó con alguna que otra canción. Grez Cohen al contrabajo y Davis, como siempre con su banjo, eran el resto de cuerda de la formación en la que, como es habitual, Conal, con su aspecto de pianista del viejo Oeste, aportaba voz y teclados.

No estábamos en Nueva York ni en el mítico Carlyle Café donde, habitualmente, cada lunes tocan Woody y su banda, y donde lo volverán a hacer el próximo lunes día 7, pero el ambiente nos hacía pensar que las paredes modernistas del Café Vienés se habían convertido, gracias a la música de la New Orleans Jazz Band, en cualquier club de jazz al uso por el que desfilaban las mejores notas del dixieland, el ragtime, el blues, y las baladas con algún que otro guiño a Cole Porter o a los temas más conocidos del Broadway Show.

Este fue para mí el “otro concierto”, el recital de música en el que nunca añoré la presencia del cineasta clarinetista y en el que volví a reencontrarme con los viejos amigos que conocí este verano ahora en una banda ampliada y que brindó a los presentes la noche del primer día del año en el Café Vienés el mejor presente de estas fiestas navideñas. Ahora aunque los Reyes Magos me traigan carbón ya todo me da igual después de las maravillosas horas pasadas escuchando a los músicos que acompañan a Woody en sus conciertos. El clarinete de Woody es un clarinete mediático pero los instrumentos que tocan los miembros de su banda suenan a música celestial interpretada por auténticos maestros en el arte de la música.




Teresa Berengueras y Rafa Esteve-Casanova con los músicos de la banda Eddie Davis y Conal Fowkes.


Noticias relacionadas

Jazzmadrid18 muestra las claves de este género musical en varias conferencias gratuitas

El ciclo, que incluye seis ponencias, está impartido por prestigiosos teóricos y críticos del jazz en nuestro país

Jazzmadrid18 inicia su andadura mañana con el concierto de Art Ensemble of Chicago

Del 6 al 30 de noviembre con más de un centenar de actuaciones musicales

Ciclo de músicos españoles en Colombia

La presentación oficial del ciclo tendrá lugar el día 7 de noviembre

Camila Cabello y su canción 'Havana' triunfan en los MTV EMAs

Celebrados en Bilbao

'No Tourists', el nuevo disco de The Prodigy llega a tiendas y plataformas

El séptimo trabajo de los británicos ya está disponible
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris